Contrapuntos
Por Michel Leidermann

¡Por la razón o por el voto!

Las últimas proyecciones del número de latinos que estarán autorizados para votar en las elecciones de 2012, será de 23 millones y medio.

No obstante, la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO), la organización que sacó la estadística, proyecta que solo 12.2 millones irán a las urnas en las elecciones presidenciales del 6 de noviembre. Aún así este dato, que es considerado positivo por el posible aumento de 26% de participación, en contraste con 2008, se me parece espantoso.

De casi 24 millones de votantes latinos posibles es increíble, que dadas las circunstancias por las que atraviesa la comunidad latina, los votantes proyectados sean apenas poco más de la mitad de los que están en capacidad de sufragar.

Eso quiere decir que se tendrá que hacer una campaña intensa para que 9 millones y medio de votantes latinos se inscriban en los padrones electorales locales.

En 2008, de los 19 millones y medio de latinos que tenían derecho al voto, solo la mitad lo hizo. En ese mismo año cuando Barack Obama fue elegido, 48% de los ciudadanos latinos votaron en las presidenciales, mientras que 54% de los naturalizados ejercieron ese derecho,.

Quienes han tenido la fortuna de naturalizarse ciudadanos estadounidenses, deberían entender que haber logrado ese privilegio no solo significa tener derechos y aprovecharse de los beneficios de esa condición, sino asumir responsabilidades. Un deber absoluto tendría que ser la participación cívica, mediante el voto.

Un estudio sobre el voto latino en las elecciones de 2010, efectuado por el Centro Hispano Pew, mostró que el mayor nivel de participación fue de los ciudadanos de origen cubano con más del 49%. Después se ubicaron los de origen centroamericano y sudamericano con 33%. La de los puertorriqueños fue de 29% y la de los de origen mexicano 28%.

El derecho al voto para las mujeres en Estados Unidos fue una lucha que se inició en 1840 y apenas se cristalizó en 1920.

Pese a que los esclavos negros fueron liberados en la década de los sesenta del siglo 19, únicamente fue hasta los sesenta del siglo 20, un siglo después, que se firmó la Ley de Derechos de los Votantes, para asegurarle a los afroamericanos el acceso pleno al sufragio.

Las cadenas de televisión: Univisión, Telemundo, CNN en español, MegaTV, Estrella TV, NTN 24, las estaciones de radio en español, los periódicos latinos, junto con la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas (NAHP), al igual que los sitios de Internet, NALEO, el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), la Liga Unida de Ciudadanos Latinoamericanos (LULAC) y las demás organizaciones latinas, deberían realizar la campaña más tenaz de su historia para impulsar el voto latino.

Las leyes estatales antiinmigrantes han creado un ambiente hostil contra los latinos y algunos políticos le han colgado los calificativos y comparaciones más despreciativas a los indocumentados latinos.

La forma más efectiva de contrarrestar las actitudes de los intolerantes es utilizar una arma gratuita que lo único que requiere es VOTAR.

 

La Piedra

• El distraído tropezó con ella,

• El violento la utilizó como proyectil,

• El emprendedor, construyó con ella

• El campesino, cansado, la utilizó de asiento

• David, mató a Goliat

• Michelangelo le sacó la más bella de las esculturas.

En todos los casos la diferencia no estuvo en la piedra, sino en el

hombre.........

El año nuevo es el mismo para todos, depende de nosotros lo que

hagamos con él y con nuestras vidas.

 

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /