Misteriosa enfermedad mata a miles de campesinos en América Central
6979A.jpg

Una misteriosa epidemia está devastando la costa pacífica de América Central en proporciones jamás vistas antes. Ha matado a más de 24.000 personas en El Salvador y Nicaragua desde 2000. Los científicos dicen que el fenómeno se ha propagado desde el sur de México hasta Panamá.

Pacientes y médicos dicen que los causantes son las sustancias químicas que los trabajadores o peones de las plantaciones de azúcar han usado por años sin ninguna de las protecciones comunes en los países desarrollados.

No obstante, existe una hipótesis más compleja. Según algunos científicos, parece estar en la naturaleza del trabajo de los afectados, campesinos, obreros de la construcción, mineros y otros que trabajan horas sin beber suficiente agua bajo altas temperaturas, sufriendo repetidas deshidrataciones e insolaciones.

La agotadora rutina parece ser uno de los detonantes de la deficiencia renal crónica, un mal asociado normalmente con la diabetes y la hipertensión, dos enfermedades que no aparecen en la mayoría de los pacientes centroamericanos.

No han surgido pruebas sólidas del papel de los pesticidas y otras sustancias químicas.

En Nicaragua la cantidad de muertes por la deficiencia renal crónica sumó 1.047 en 2010, según la Organización Panamericana de la Salud. En El Salvador ese organismo registró 2.181 muertes en 2010.

Más al sur, en las plantaciones de azúcar de Costa Rica, también se han registrado agudos aumentos en la incidencia del mal renal y en el caso de Panamá, las cifras están subiendo, aunque a un ritmo más lento.

El incremento en las estadísticas de la enfermedad podrían obedecer a que ahora se lleva mejor la cuenta de los casos, pero los científicos dicen que no hay dudas de que está ocurriendo algo mortal, algo que la medicina no conocía.

En naciones con sistemas de salud más avanzados, el mal que afecta la capacidad del riñón de limpiar la sangre es diagnosticado tempranamente y tratado con diálisis en clínicas. En América Central, muchas de las víctimas se tratan a sí mismas, en casa, con formas de diálisis más baratas y no tan eficientes, o siguen tarbajando sin diálisis.

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /