Contrapuntos

La espera que desespera

En el malsano debate sobre la inmigración ilegal, hay un punto de acuerdo entre el presidente Obama y sus posibles rivales republicanos. A ambos les gustaría ver a los inmigrantes indocumentados “ponerse a la cola” para la ciudadanía.

Por supuesto, demócratas y republicanos tienen diferentes ideas de cómo la “cola” debería funcionar. El presidente no parece inclinado a forzar a los inmigrantes indocumentados a abandonar el país antes de solicitar la regularización migratoria. El precandidato Romney cree que sería bueno si de alguna manera se “auto deportaran”, y entonces se pusieran a la cola desde sus propios países para solicitar el reingreso legal a EEUU. Al final, la distinción no tiene sentido, porque no hay una cola, ni siquiera una categoría de visa correspondiente para estos millones de inmigrantes.

He aquí porqué: una gran mayoría de los 11 millones de inmigrantes ilegales latinoamericanos son trabajadores no cualificados o poco cualificados. Muchos de ellos no tienen parientes mayores de 18 años que sean ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes. Eso los hace inelegibles para cualquier categoría de visa existente.

Ellos no acceden en la mayoría de los casos a visas basadas en el empleo que favorecen a los solicitantes calificados y bien educados, o de las visas basadas en la familia que requieren que los solicitantes tengan cónyuges, padres o hermanos que ciudadanos estadounidenses o tengan la residencia (la “cola” de espera para los visados, __con frecuencia es de 15 a 20 años.)

Simplemente no hay una categoría de visa para que la mayoría de inmigrantes no cualificados puedan aprovechar y ninguna perspectiva realista de que puedan ser admitidos legalmente en los EEUU.

Sin embargo, seguirá habiendo demanda para su trabajo. Por lo menos 7 millones de inmigrantes indocumentados son parte de la fuerza laboral estadounidense, en muchos casos, hacen trabajos que la mayoría de los estadounidenses consideran demasiado sucios o inadecuados para su nivel educativo (hace medio siglo cerca del 50% de los hombres abandonó la escuela secundaria en busca de trabajo no cualificado, mientras hoy sólo es el 10%).

Hay un pequeño número de visas para “otros trabajadores inmigrantes” para las cuales los mexicanos no pueden calificar. Pero esas solicitudes toman mucho tiempo para aprobar y requieren un patrocinio del empleador. Y ningún empresario tomará el tiempo y pagará los gastos de patrocinio para un trabajador no cualificado.

Es posible argumentar que los EEUU debe alejarse de las preferencias de visas basadas en la familia, hacia las visas basadas __en el empleo o que se debe crear una nueva categoría de visas __para los “buscadores de fortuna”, cualificados o no-cualificados que, al igual que millones de inmigrantes antes que ellos, quisieron venir a EEUU debido a su notoriedad de recompensar el trabajo duro y constante.

Debería haber un programa mejorado para trabajadores temporales, que ofrezca a los empleadores estadounidenses alguna posibilidad razonable de llenar los puestos de trabajo con un número adecuado de inmigrantes y de una manera expedita.

Pero como están las cosas por ahora, esa posibilidad no existe y sigue la espera que desespera.

 

Democracia efectiva

La democracia, para que sea realmente efectiva, requiere del respaldo popular expresado en los comicios. Aunque la votación sea baja habrá siempre victoriosos y derrotados. Pero eso no quiere decir que la democracia como sistema no sufra un grave golpe por la indiferencia popular que le resta solidez y prestigio a las victorias. Pero mucho más, le resta validez al sistema institucional democrático.

 

Edición de esta semana
CLÍNICAS MÓVILES LLEVAN ATENCIÓN DE SALUD A TODOS LOS RINCONES DE ARKANSAS
Por Michel Leidermann
Una clínica de salud móvil de la Comisión de Salud de las Minorías de Arkansas (AMHC) comenzará a brindar servicios en algunos condados del Estado a partir de esta primavera y espera poder hacerlo en el futuro en todos los 75 condados, en un esfuerzo por ampliar el acceso a la atención médica en las comunidades marginadas y vulnerables, como ser los inmigrantes o las personas en situación de pobreza o falta de vivienda.   / ver más /
El nuevo jefe del departamento de policía de Little Rock (LRPD), Keith Humphrey, habló con el Arkansas Times y EL LATINO para comentar sobre sus primeras semanas en el cargo y sus planes para el futuro del departamento. Humphrey se hizo cargo como jefe el 15 de abril.   / ver más /
El pasado jueves 2  de mayo en el  Southwest Community Center de Little Rock, la profesora de UA-Little Rock, Edna Delgado  Solorzano organización Mamás Unidas de Little Rock, celebró su junta mensual informativa sobre cómo facilitar los estudios universitarios para sus hijos... / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Las críticas a la estrategia inmigratoria del gobierno de Trump son bien merecidas; su posición sobre la frontera ha sido no solo una catástrofe humanitaria y moral, sino que también ha empeorado la situación.   / ver más /