Pueblo chino “Caca de Perro” logra cambiar su deplorable nombre

Un pequeño pueblo en las montañas del centro de China que hasta ahora se llamaba Goushi (“Caca de Perro”) logró cambiar su desagradable nombre después de que sus vecinos completaran los trámites legales necesarios.

La remota aldea, de 285 habitantes, se llamará desde ahora Jinxin, que significa “Feliz y Próspera”.

Durante siglos, el pueblo era conocido como Goushi porque, según cuenta el saber popular, era un lugar tan remoto que sólo los perros se dignaban a visitarlo, y sólo con la intención de hacer allí sus necesidades.

El nombre ha sido “humillante” para los habitantes del lugar durante generaciones, por lo que 69 vecinos escribieron una petición de cambio de nombre, la firmaron con sus huellas dactilares, y la entregaron a las autoridades de la comarca.

El Buro de Seguridad Pública provincial sopesó 60 posibles nuevos nombres para el antiguo Caca de Perro, y finalmente optó por Jinxin no sólo por sus connotaciones positivas, sino porque el carácter “Jin” significa “policía”, por lo que indica un lazo entre los habitantes y las autoridades que han rebautizado el lugar.

Una de las razones argumentadas por los lugareños para el cambio de nombre es que desde mayo del pasado año, ya cuentan con una carretera que une el nuevo Jinxin con el resto del mundo, por lo que la idea de lugar remoto y sólo apto para canes había quedado obsoleta.

 

Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /