Contrapuntos
Por Michel Leidermann
Carnaval
¡El huracán Katrina destrozó a Nueva Orleáns pero NO su espíritu! Eso es lo que dijeron las autoridades de la ciudad cuando decidieron ir adelante con el desfile de Carnaval 2006. Claro más reducido y más corto, pero igual le costó $2 millones a la ciudad que se encuentra en bancarrota, sin recursos y con la mitad de sus pobladores que evacuaron, sin el menor deseo de volver. Más de 80,000 casas fueron dañadas o destruidas y las recaudaciones tributarias de Nueva Orleáns han caído dramáticamente.
También las autoridades explicaron que los turistas volverían al Carnaval y gastarían muchos dólares para beneficio de los que aún están viviendo allá. Pero es una cuestión de moralidad: ¿festejar Carnaval que generalmente va acompañado de desenfreno sexual, borracheras, drogas y sexo libre, en momentos en que Nueva Orleáns lucha por recuperarse económica y psicológicamente?
Muchos tratan de autoengañarse diciendo que ya todo está normal en Nueva Orleáns, pero la realidad es muy, pero muy distinta.
Aún hay destrucción por todos lados, los diques no han sido reparados y la nueva temporada de tormentas se acerca. La ciudad y el área siguen desvastadas pero, hey, ¡vamos a bailar en Carnaval!
Caricaturas
Y este asunto de las caricaturas de Mahoma que han causado protestas y muertes. Los musulmanes dicen que el Corán (su libro sagrado) prohíbe la representación gráfica de su profeta, pero la verdad es que a través de los siglos, el arte islámico ha representado al profeta de diversas formas. Pareciera que más bien los extremistas islámicos buscaban una excusa para unir y acallar a millones de sus creyentes que sufren el hambre y la falta de trabajo y que de alguna forma querían rebelarse contra el extremismo islámico, con algo de democracia y de igualdad para sus mujeres.
De manera que las caricaturas dieron a estos extremistas la justificación para acusar a Dinamarca y a todo el mundo occidental no islámico, de ofender a su profeta.
Claro que las caricaturas pueden ser la expresión artística más crítica y cruda y difícil de aceptar. Sin embargo cuando las expresiones artísticas de avanzada en los EUA, presentaron hace un par de años a Cristo bañado en orina o a la Virgen Maria ensuciada por heces, los cristianos y católicos en este país no salieron a matar a nadie. Las diferencias de las culturas occidentales e islámica se han rechazado mutuamente a través de los siglos, pero el Corán exige a sus seguidores el propagar el Islam cueste lo que cueste, incluso matando a los infieles que sea necesario si ofenden su religión o se rehúsan a aceptarla.
Wal-Mart
¿Porqué será que siempre las emprenden en contra de Wal-Mart? Todos compramos en Wal-Mart. Es más barato, tienen gran surtido, emplean a minorías, ancianos y hasta indocumentados. Claro les pagan poco, pero no se necesita ser un genio para trabajar en Wal-Mart. Al menos dan trabajo a muchos que de otra manera estarían desempleados. Tiene 1.3 millones de "asociados" como les llaman y todos (con raras excepciones), no pertenecen a un sindicato.
Y para aquellos empleados que recibieron opciones de acciones de la empresa como parte de su salario o que invirtieron unos mangos en ella, ahora son millonarios gracias al fantástico éxito y crecimiento de Wal-Mart.
Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /