Opinion de la Calle
Por Rafael Nuñez

Héctor Zavala, mexicano, pintor comercial, Little Rock

Para mí ambos dichos tienen algo de cierto, ya que uno nunca sabe lo que va a pasar, y es Dios quien tiene nuestro destino en sus manos. Así pues, hay que llegar temprano por si las dudas, pero también uno no debe ser tan avorazado y pensar que si uno llega primero siempre obtendrá lo mejor. Es decir, aunque tiene algo de cierto que Dios ayuda al que madruga, también debe uno siempre tener muy presente, y comprender, que todo llega en su debido momento, y que uno no debe andar todo el tiempo comiendo ansias, puesto que al fin de cuentas si uno merece una oportunidad, llegará el momento en que se le concederá

Isidro Hernández, mexicano, carpintero, Little Rock

Cuando yo era más joven, a menudo me levantaba tarde porque quería descansar más, y mi padre siempre me decía que debía yo acostumbrarme a levantarme temprano a trabajar, ya que ‘al que madruga Dios lo ayuda’. Luego mi padre me platicaba sobre un amigo de él que un día se levantó muy temprano y se fue a trabajar, y en el camino encontró una cartera llena de dinero. Y me decía que si yo madrugaba a lo mejor también yo me encontraría una cartera llena de dinero. Y yo le contesté: ¿Y qué tal el tipo que madrugó todavía más que yo, y lo único que consiguió fue perder su cartera con todo su dinero adentro? Así pues, en realidad uno nunca sabe.

 

Fabián Sánchez, mexicano, estudiante de prepa, Little Rock

Yo creo que el dicho de que ‘al que madruga, Dios lo ayuda’ sí tiene mucho de cierto. Y es tan así, que casi todo mundo lo ha escuchado alguna vez. Con frecuencia los padres o los abuelos de uno expresan ese dicho como ejemplo de lo importante que es llegar temprano al trabajo o a cualquier actividad que tiene uno que hacer. Así pues, yo sí creo en ese dicho, y pienso que casi todo mundo responde de manera positiva a su mensaje, que es de sentido común y muy fácil de comprender y comprobar.

Francisco Martínez, mexicano, tala y poda de árboles, Little Rock

En mi experiencia, el dicho ese que dice que ‘al que madruga, Dios lo ayuda’ es verdad. Por ejemplo, hoy salí de mi casa muy temprano a hacer un trabajo, y ya para las 8 de la mañana estaba de regreso en casa, desayunando muy a gusto en compañía de mi familia. Por otro lado, yo me aburro mucho si nada más me la paso en mi casa todo el día. Así pues, prefiero levantarme lo más temprano posible para irme a trabajar, y así poder estar de regreso con mi familia lo más rápido posible.

Jesús Álvarez, mexicano, construcción, Little Rock

Yo pienso que ambos dichos tienen algo de cierto: por un lado, no porque uno se levante más temprano quiere decir que Dios lo vaya a ayudar. Dios puede ayudarlo a uno en cualquier momento. Y por eso ese dicho que dice que ‘no por mucho madrugar amanece más temprano’ tiene mucho sentido, ya que no es bueno estar ansiando cosas que ya llegarán en su momento. Y no es bueno andar siempre a las carreras, sino que hay que hacer todo con tiempo. O sea, hay que tener paciencia, puesto que todo llega a su debido tiempo. Por otro lado, también siempre es bueno prepararse con tiempo, y para eso hay que levantarse temprano.

Edición de esta semana
DEBATE BILINGÜE ENTRE CANDIDATOS A ALCALDE DE LITTLE ROCK 
Un debate en el que participaron candidatos a la alcaldía de Little Rock, fue organizado por Rolando Ochoa de la cadena de televisión Univisión-Little Rock, Cesar Ortega pastor de la organización de servicio comunitario basado en la fe cristiana City Connections, y Michel Leidermann, director del periódico en español El Latino. El debate se realizó a las 7 PM del lunes 29 en la iglesia South City ubicada en la Baseline Rd con la I-30 en el Southwest de la ciudad.   / ver más /
El Obispo Anthony Taylor de la Diócesis de Little Rock, publicó una segunda carta el martes, 23 de octubre, actualizando información sobre la actual crisis de abuso sexual por clérigos y la ayuda para las víctimas.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Cuando los jóvenes de la antigua Atenas alcanzaban la edad de 17 años, se marcaba un momento en el que pasaban de ser jóvenes a ser considerados hombres responsables para la toma de decisiones sobre la ciudad. De ahí en adelante se les permitía el ingreso a las filas militares para luchar en la guerra.    / ver más /