Estampa osada de Agentes Secretos manchada por escándalo sexual
Por Alan Leveritt
7237A.jpg
» Dania Londoño Suárez

El rostro público del Servicio Secreto son esos agentes inmutables, vestidos con trajes impecables, inexpresivos excepto por su mirada siempre atenta y dispuestos a morir por un presidente. Su reputación, exhortada por las películas de Hollywood ganó meritorios calificativos.

Pero los agentes secretos expuestos en su involucramiento con prostitutas en Cartagena, Colombia, han colocado a la prestigiosa agencia en una perspectiva diferente, mientras legisladores e investigadores tratan de llegar al fondo del comportamiento de los agentes y cualquier implicación a la seguridad de aquellos a los que protegen.

Ocho agentes del Servicio Secreto fueron despedidos y tres disciplinados, mientras que a una decena de militares les fueron revocadas sus credenciales, como parte de la investigación de actos sexuales inapropiados cometidos por los funcionarios que viajaron a Colombia, a preparar la visita de Obama a la Cumbre de las Américas.

La agencia también está investigando si los agentes contrataron prostitutas y desnudistas en El Salvador previo al arribo de Obama en su visita del año pasado. Más reportes han surgido de presuntas conductas desvergonzadas de agentes que no están en servicio durante los viajes oficiales.

La impresión que se está formando ahora es que son una fraternidad de muchachos que se comportan como “machos indomables”, excepto que tienen credenciales de seguridad, acceso al presidente y constante conocimiento de su ir y venir.

Dania Londoño Suárez, la mujer que dice ser la prostituta vinculada al incidente, dijo que los agentes son unos tontos al permitir que el escándalo ocurriera y porque si hubiera tratado de obtener algún tipo de información sensible, la pudo haber obtenido. “El hombre durmió toda la noche. De quererlo “le hubiese revisado todos sus documentos, su billetera, su maleta, le hubiese hasta hecho 1.000 preguntas”, narró la mujer.

Londoño es una madre soltera con un hijo de nueve años y quien dijo se dedicó a ser “dama de compañía” para ofrecerle a su hijo buenas escuelas y tener una empleada de limpieza en la casa en Cartagena, 650 kilómetros al norte de Bogotá.

La mujer que habló desde una localidad no revelada con la radio de Bogotá La W y la televisora colombiana Caracol, dijo además que “de haber sabido que el hombre con el que estuvo era un agente del Servicio Secreto, jamás hubiera llamado a la policía porque surgió un escándalo que acabó con su vida personal”.

Londoño narró lo ocurrido la noche del 12 de abril, cuando un hombre blanco bien parecido se le acercó en un bar. Horas después, se fueron a un hotel y pasaron juntos la noche. Mencionó que eran unos 10 u 11 agentes que bebían copiosamente en el mismo bar donde estaba. “Estaban borrachos, compraban alcohol como comprando agua”.

Londoño despertó pasadas las seis de la mañana, y antes de partir le reclamó al hombre el pago de 800 dólares. El se negó a pagarlos y se encerró en su habitación.

Un policía que estaba en el pasillo del hotel se enteró de la exigencia de Londoño del pago y entonces llamó la atención de la seguridad del hotel. Según Londoño entre otros agentes del Servicio Secreto reunieron 250 dólares, que ella recibió y se fue a su casa. Recordó que lo único que todos atinaron a decir antes de entregarle esa suma fue “no, la policía no, la policía no”.

 

Edición de esta semana
LOS DEMÓCRATAS GANAN EL CONTROL DE LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, PERO LOS REPUBLICANOS AUMENTAN SU MAYORÍA EN EL SENADO
Aunque las esperanzas de los demócratas estaban puestas en ganar el Senado y la Cámara Baja en las elecciones de noviembre, el partido solo volverá a controlar la Cámara de Representantes después de siete años, pero los republicanos reforzaron su dominio en el Senado aumentado 4 senadores a su mayoría.    / ver más /
El día de Thanksgiving o Acción de Gracias es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, se festeja cada cuarto jueves de noviembre.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La orden de Donald Trump de desplegar miles de militares en servicio activo a la frontera sur para detener lo que caracterizó como una inminente “invasión” de las llamadas caravanas de los migrantes centroamericanos, tuvo su función como farándula política para las elecciones de noviembre 6.   / ver más /