¿Quienes sómos en la vida?
Por Michel Leidermann
En una reciente reunión de Rotary, el disertante nos desafió a no ser sólamente un transeúnte en este mundo, si no a dejar un legado.
Si convertimos proporcionalmente la población mundial en sólo una aldea de 100 habitantes, nos sorprendería conocer los resultados: 57 asiáticos, 21 europeos, 14 del hemisferio occidental norte y sur, con sólo 6 de los EUA; 8 africanos; 52 mujeres, 48 hombres; 70 no blancos, 30 blancos; 70 no cristianos, 30 cristianos; 89 heterosexuales, 11 homosexuales; 6 controlando 59% de la riqueza; 80 en viviendas sub-estándar; 70 que no pueden leer; 50 sufriendo de malnutrición; 1 casi muriendo; 1 por nacer, 1 universitario; y 1 que tiene computadora.
Considerando al mundo desde esta perspectiva tan simplificada, entendemos que si despertamos con más salud que enfermedad, somos más afortunados que millones que no sobrevivirán la semana. Si nunca sufrimos los peligros de la guerra, la soledad de la prisión, la agonía de la tortura o las punzadas de la hambruna, estamos mejor que 500 millones de personas en el mundo.
Si podemos ir a la iglesia sin temer acoso, arresto, tortura o muerte, somos más afortunados que 3 billones de personas en el mundo. Si tenemos comida en el refrigerador, ropa puesta, un techo y un lugar para dormir, somos más ricos que el 75% del mundo.
Si tenemos dinero en el banco, en la billetera, y monedas en la alcancía, estamos entre el 80% de los ricos del mundo. Si nuestros padres siguen vivos y casados, somos un fenómeno aún en los EUA y Canadá. Y si podemos leer, somos más afortunados que 2 billones de personas en el mundo que no saben leer.
No contemos sólo los amaneceres, minutos, horas o días. Todos nuestros bienes coleccionados y amados, pasarán a otros; la riqueza, fama y posesiones temporales se marchitarán ignoradas sin importar cuanto poseíamos; los rencores, resentimientos, frustraciones y envidias desaparecerán finalmente, y así también acabarán las esperanzas, ambiciones, los planes y listas de cosas por hacer. Los triunfos y derrotas que parecían tan importantes, se olvidarán.
No importará de donde vinimos ni adonde vivimos; al final ni siquiera importará si fuimos bellos o brillantes, hasta nuestro sexo y color de piel serán irrelevantes, de modo que entonces ¿qué importa verdaderamente? ¿Cómo medir el valor de nuestra vida?
Lo que importa no es lo que compramos, sino lo que construimos; no lo que tuvimos, sino lo que dimos; no el éxito, sino su significado; no lo que aprendimos, sino lo que enseñamos, y cada acto de integridad, compasión, coraje o sacrificio que enriqueció, animó o permitió a los demás a seguir nuestros ejemplo.
No nuestra capacidad, sino nuestro carácter. No cuanta gente conocimos, sino cuantos sentirán nuestra partida como una verdadera pérdida. No nuestros recuerdos, sino las memorias que quedan en aquellos que nos aman. Lo que importará es por cuanto tiempo nos recordarán, quienes y porqué.
Vivir una vida significativa no ocurre por accidente. Escojamos vivir una vida que realmente deje un legado y haga la diferencia.
¿Y usted que opina?
el-latino@arktimes.com (501) 374-5108
Edición de esta semana
ORÍGENES DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO
El proceso de la independencia de México fue uno de los más largos de América Latina. La llamada Nueva España permaneció bajo el control de la Corona española por unos tres siglos. Sin embargo, a finales del siglo XVIII, ciertos cambios en la estructura social, económica y política de la colonia llevaron a una élite ilustrada de novohispanos a reflexionar acerca de su relación con España. Sin subestimar la influencia de los tres eventos históricos principales: la Ilustración (el movimiento filosófico, político, literario y científico que se desarrolló en Europa y sus colonias a lo largo del siglo XVIII), la Revolución Francesa (un conflicto social y político, con diversos periodos de violencia, que convulsionó Francia y, por extensión de sus implicaciones, a otras naciones de Europa de 1789 a1799) ni la independencia de Estados Unidos, el hecho que llevó a la élite criolla a comenzar el movimiento emancipador, fue la ocupación francesa de España, en 1808.    / ver más /
A lo largo de su historia, México tuvo varios himnos nacionales que –por una u otra razón- terminaron en el olvido.    / ver más /
Septiembre 15 - Octubre 15  Durante el Mes de la Herencia Hispana (septiembre 15 - octubre 15), América celebra la cultura y las tradiciones de sus raíces en España, México y las naciones de habla hispana de América Central, Sudamérica y el Caribe.  / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La capacidad del periodismo estadounidense para presentar las noticias libres de intimidación política y responsabilizar a los líderes políticos por sus acciones es uno de los elementos más importantes de la democracia en los Estados Unidos. Los estadounidenses damos por sentado que los medios de comunicación exponen a los funcionarios deshonestos que infringen la ley o abusan de los poderes de su cargo.    / ver más /