Muros no detendrán a inmigrantes
Por Michel Leidermann
¿Estarán los EUA mejor protegidos contra ataques terroristas construyendo un muro de 1,000 kilómetros en su frontera común de 3,200 kilómetros con México, quedando su gran mayoría desprotegida? ¿O prohibiendo que los indocumentados obtengan licencias de conducir?
Pero ocurre que ninguno de los terroristas que perpetraron los ataques del 11 de Septiembre del 2001 entró por la frontera mexicana. Y el nuevo tramo del muro no detendrá ni a los inmigrantes indocumentados, ni a los terroristas.
A menos que Washington decida construir una muralla a lo largo de toda su frontera sur, algo que nadie está dispuesto a pagar, poner tramos de muros aquí y allá, no servirá de nada.
Es como si alguien tratara de detener una inundación poniendo una pared frente a su casa, dejando los lados descubiertos: el agua entrará por los costados. Y hablando de agua, también llegaran por mar como lo hacen los cubanos hasta la Florida.
Lo único que haría el nuevo muro sería obligar a los inmigrantes a buscar lugares más remotos, y más peligrosos, para cruzar la frontera. Y también haría que los coyotes que llevan a la gente a través de la frontera aumenten sus tarifas, se hagan más poderosos, y mejor organizados.
En cuanto a la propuesta de negar licencias de conducir a los indocumentados a nivel nacional, sólo ayudará a crear mayores riesgos de seguridad en las calles.
Es altamente improbable que los indocumentados - entre 8 y 11 millones de personas - dejen de manejar para ir a trabajar. El riesgo es tener en las calles de EUA, a miles de conductores sin licencia, que no saben manejar y no han aprobado los exámenes de tránsito, y sin seguro contra accidentes.
Estos parches de muros no solucionan el problema de fondo, que es el inmenso boquete entre la riqueza de México y la de EUA (el ingreso por persona en México es de $9 mil por año, y en EUA es $36 mil).
América Latina, de donde procede el grueso de la inmigración ilegal a EUA, considera que una legislación antiinmigrante es producto del racismo y la xenofobia. La diversidad de opiniones demuestra que en materia de inmigración de no tomarse una decisión valiente y realista dando visas de trabajos de acuerdo a las necesidades de mano de obra en los distintos sectores industriales, no resuelve la situación.
Los grupos que defienden a los inmigrantes se han lanzado a la ofensiva, argumentando que las visas temporales obligando al retorno a sus países de origen, no sólo son incapaces para resolver un problema tan complejo como el de la inmigración, sino que lo agravan. Lo que el país necesita, es encontrar una fórmula que permita el tránsito ordenado y legal de inmigrantes que vienen al país en busca de trabajo, y lo encuentran sin mayor dificultad.
Las autoridades estadounidenses reconocen que por la próxima jubilación de millones, hará falta más mano de obra importada en el campo y en las ciudades, para que este país pueda seguir creciendo económicamente. Libre tránsito de ida y de vuelta, libertad para conseguir trabajo, y facilidad para vivir junto con sus familias, es lo que necesitamos. Ni más, ni menos.
Edición de esta semana
CENTRO DE AYUDA A VICTIMAS LATINAS DE VIOLENCIA Y CRÍMENES
Por Michel Leidermann
EL LATINO visitó las oficinas del Centro de Asistencia a Latinos Victimas de Crimen en North Little Rock para conocer detalles sobre esta nueva organización que está ayudando a las victimas latinas (sin importar su condición migratoria) que han sido víctimas de crímenes y hablan poco inglés para ofrecerles ayuda con los tramites policiales/judiciales, apoyo emocional y desarrollar en la victima la confianza y la seguridad en sí misma para prevenir nuevos siniestros.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
La evidencia está a la vista: la Organización Trump, como decenas de otras empresas también habría contratado inmigrantes indocumentados, copiando de este modo una fórmula bastante conocida de beneficio económico al hacer uso de mano de obra sin documentos y, por ende, mal pagada y sin beneficios de salud. Unos necesitan de otros, cierto, pero la balanza siempre se inclina en favor de quien contrata.   / ver más /