Como cuidar la salud infantil
7556A.jpg

Que nuestros hijos crezcan con salud es primordial, así que de cuanta más información y consejos podamos disponer, tanto mejor para afrontar con normalidad los períodos de enfermedades de los niños.

Hay enfermedades por las que nuestros hijos tienen que pasar, pero en la mayoría de los casos siempre contamos con las precauciones básicas para evitar contagios, y debemos conocer los tipos de enfermedades que pueden afectar a los niños y sobre todo estar al día de la actualidad sanitaria, conociendo de primera mano cualquier novedad que nos sirva para informarnos y prevenir.

 

Ayudas caseras para la fiebre de los bebés y niños

Los bebés y niños tienen un sistema inmunológico inmaduro que les lleva a coger muchas más infecciones y enfermedades que nosotros los adultos, y de manera más repetida. Hay niños que tienen la suerte de coger poquísimas cosas y más o menos pasan la infancia bien y otros que, pobrecitos, las sufren bastante.

Sea cual sea el grupo en el que se enmarcan sus hijos, seguro que en más de una ocasión han tenido HYPERLINK “http://www.bebesymas.com/salud-infantil/el-bebe-tiene-fiebre-que-hacer” fiebre y seguro que en más de una ocasión has pensado “¿y no puedo hacer yo algo para que le baje la temperatura?”. Pues sí, ademas de darle o no jarabe para la fiebre ( HYPERLINK “http://www.bebesymas.com/salud-infantil/cuanto-ibuprofeno-y-cuanto-paracetamol-tiene-que-tomar-mi-hijo” paracetamol e ibuprofeno son los más típicos), hay más cosas que pueden hacerse para bajar la temperatura de los bebés y niños.

Quitarle ropa para que el calor pueda dispersarse: la ropa tiene la facultad de “coger” el calor corporal y mantenerlo, evitando también que el aire del exterior toque nuestra piel y nos enfríe. Cuando un niño tiene fiebre lo ideal es que no haya ropa para evitar todo ello. Cuanto más fresquitos estén mejor, así que cuanta menos ropa lleven mejor.

Que no haga calor allí donde esté el niño: si es invierno y estamos en casa con calefacción, puede ser interesante bajar la temperatura de la casa. En verano debemos tener en cuenta lo mismo, que estén en una habitación ventilada, pero sin que estén en corrientes de aire ni debajo del “chorro” del aire acondicionado.

Bañar al bebé o niño, dejándole un buen rato en remojo: la otra solución para robar calor al cuerpo es ponerlo en contacto con agua que esté a menor temperatura. El cambio debe ser gradual, evitando baños fríos (hay gente que los mete en agua fría). Lo ideal es calentar el agua como siempre (34-36ºC) y dejar que pase el tiempo para que el agua vaya bajando de temperatura (jugando con él, explicándole cosas, etc.).

Utilizar compresas frías: Podemos coger un paño o toalla pequeña y mojarla con agua fría. Se aplican en la frente, en la nuca y las muñecas y se van cambiando a medida que dejan de hacer efecto (se vuelve a mojar). Un efecto parecido, si el niño es un poco más mayor, es poner un recipiente con agua fría para que meta las manos y parte de los brazos. A medida que la circulación sanguínea va pasando por sus manos y brazos el cuerpo va bajando un poco la temperatura.

Hacer una dieta líquida para que vaya rehidratándo: si el niño está sudando a causa de la fiebre es aconsejable que le vayamos hidratando. Algunos niños tampoco quieren comer mucho si tienen fiebre y pueden aceptar mejor una dieta líquida. Se aconsejan jugos, agua o caldos y, en caso de los bebés, suero oral o leche materna o artificial.

Intentar que el niño esté tranquilo: si el niño tiene fiebre elevada lo más probable es que no tenga ganas ni de pestañear. Si en cambio no tiene mucha fiebre sí puede ser que aún tenga fuerzas para moverse y son muchos los niños que, aún con fiebre, no paran. Se aconseja tratar de hacer con los niños actividades más tranquilas que no les haga aumentar la temperatura corporal ni sudar.

Enfriar al niño desde los pies: esto se haría robando el calor del niño desde abajo, desde las plantas de los pies. Mucha gente aprovecha el verano para caminar descalza y, en contacto con el suelo frío (depende del suelo que tenga), el calor parece que disminuye un poco. Además de hacerle caminar descalzo o de meterle los pies un rato en un recipiente con agua templada tirando a fría.

 

Y si le baja la fiebre, ¿ lo llevamos al hospital?

La fiebre es un síntoma, no una enfermedad. La fiebre por sí sola dice que hay algún tipo de infección contra la que el niño está defendiéndose y esa infección suele acabar dejando más síntomas (dolor de oído, de garganta, escozor al orinar, etc.). Si la fiebre acaba de aparecer (sólo hace unas horas) lo más probable es que sea imposible saber el foco de la infección y lo recomendable suele ser esperar al menos 24 horas para ver si el niño sigue estando malito y si se queja de algo en concreto.

Si la fiebre es muy alta y el niño no se encuentra bien, no espere. Y si tiene menos de 3 meses, por poca fiebre que tenga, hay que ir al hospital porque con bebés tan pequeños es necesario y recomendable saber por qué tiene fiebre.

 

Qué hacer cuando el niño se orina encima

El apoyo y la confianza son demostraciones con las que los padres pueden ayudar a sus hijos a superar cualquier dificultad por más grave que sea. El no saber controlar la orina (enuresis: término médico de orinarse en la cama), es decir, no conseguir frenar la voluntad de orinar, es una de estas situaciones en las que los niños más necesitan del apoyo, de la comprensión y de la ayuda de sus padres, para superarlas.

 

Qué NO DEBEN HACER los padres de niños con enuresis

• Castigar y burlarse del niño por orinarse. Eso aumentará su inseguridad.

• Despertarlo durante la noche por si tiene ganas de vaciar su vejiga.

• Usar gasas o pañales. El niño se despreocupará en crear el mecanismo de despertarse cuando siente ganas de orinar.

• Restringirle los líquidos antes de dormir. Ocasionará lo mismo.

• Recurrir a la utilización de hierbas, métodos naturales, y de medicinas, sin prescripción médica.

• Desistir y permitir que el niño haga pis cuando quiera. Despreocuparse sin ayudarle a que solucione el problema.

• Proteger extremadamente al niño. El niño con enuresis debe enfrentarse a su problema.

Lo que DEBEN HACER los padres cuando su hijo se orina encima

En algunos casos raros, el problema de la enuresis no puede ser resuelto ni por los padres ni por el médico de familia, ni por el pediatra. A veces el niño muestra síntomas de problemas emocionales, tales como la tristeza o la irritabilidad constante, o un cambio en el apetito o en los hábitos de dormir. En esos casos se debe hablar con un psiquiatra infantil. Solamente él podrá evaluar el problema, y ayudar al niño y a sus padres a resolver ese problema.

 

Vacunas y protección de enfermedades

La vacunación es una de las mejores maneras que tienen los padres de proteger a sus bebés y niños pequeños contra 14 enfermedades infantiles graves antes de que cumplan 2 años.

Sin las vacunas, las epidemias causadas por muchas enfermedades que son prevenibles podrían reaparecer y llevar a un aumento en el número de casos por enfermedad, discapacidad y muertes.

Las vacunas han ayudado mucho a mejorar la salud de los niños. La mayoría de los padres de hoy en día nunca han visto las consecuencias devastadoras que tienen, en las familias o las comunidades, las enfermedades prevenibles con vacunas. Si bien la mayoría de estas enfermedades no son comunes en los Estados Unidos, todavía ocurren en el resto del mundo. HYPERLINK “http://www.cdc.gov/vaccines/parents/downloads/rec-iz-babies-sp.pdf” Vacunación para los bebés

Afortunadamente, la mayoría de los padres eligen vacunar a sus hijos. De hecho, menos del 1% de los niños no recibe ninguna de las vacunas. Sin embargo, algunos niños no han recibido todas sus vacunas y por lo tanto no están completamente inmunizados. Es importante que los niños reciban todas las dosis de las vacunas según el calendario de vacunación recomendado. El no recibir todas las dosis de una vacuna deja a los niños en peligro de contraer enfermedades graves.

 

¡Los preadolescentes y los adolescentes también necesitan vacunas!

Las vacunas no son solo para los bebés. A medida que los niños crecen, algunas vacunas recibidas durante la niñez pueden empezar a perder su eficacia. Los niños mayores también pueden ser susceptibles a ciertas infecciones al pasar a ser preadolescentes y adolescentes.

Todos los niños deben recibir la vacuna contra la influenza anualmente y las otras tres vacunas entre los 11 y 12 años de edad. Los adolescentes podrían necesitar recibir las vacunas que no recibieron cuando eran preadolescentes. Los adolescentes también pueden necesitar una dosis de refuerzo para una vacuna que requiere más de una dosis para ofrecer total protección.

 

Los adultos también necesitan vacunarse

La necesidad de vacunarse no termina al llegar a la edad adulta. Protéjase contra las enfermedades prevenibles con las vacunas para el bien de su salud y la de su familia.

Las vacunas específicas que usted necesita como adulto dependen de factores como la edad, estilo de vida, afecciones de alto riesgo, destinos y tipo de lugares adonde viaja y vacunas anteriores. A lo largo de la vida adulta, necesita ponerse vacunas para adquirir inmunidad y protegerse contra las siguientes enfermedades:

Usted puede necesitar otras vacunas, como las que protegen contra la hepatitis A o B, la varicela, el sarampión, las paperas y la rubéola.

 

Vacunas recomendadas para sus bebés

Al nacer: HepB

2 meses: HepB (1-2 meses) + DTaP + PCV + Hib + Polio + Rota

4 meses: DTaP + PCV + Hib + Polio + Rota

6 meses: HepB (6-18 meses) + DTaP + PCV + Hib + Polio (6-18 meses) + Rota (Influenza) 6-59 meses/temporal.

12 meses: MMR (12-15 meses) + PCV (12-15 meses) + Hib (12-15 meses) + Varicela (12-15 meses) + HepA (12-23 meses)

(Influenza) 6-59 meses/temporal

15 meses: DTaP (15-18 meses) (Influenza) 6-59 meses/temporal

 

Descripción de las Vacunas:

HepB: protege contra la infección por el virus de la hepatitis B

DTaP: protege contra la difteria, el tétano y la tos ferina

Hib: protege contra las infecciones por Haemophilus influenzae Tipo b, incluyendo meningitis bacteriana

PCV: protege contra la infección neumocócica

Polio: protege contra la poliomielitis; esta vacuna se conoce también como IPV

Rota: protege contra las infecciones causadas por el rotavirus

Influenza: protege contra la gripe

MMR: protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola (sarampión alemán)

Varicela: protege contra la varicela

HepA: protege contra la infección por el virus de la hepatitis A

Si le falta una vacuna, no necesitará comenzar de nuevo, solo vuelva al doctor para la próxima vacuna. El doctor le ayudará a mantener al día las vacunas de sus niños.

La influenza es una vacuna temporal. Todos los niños entre las edades de 6 a 59 meses deben recibir la vacuna contra la gripe cada año.

Aquellos que reciban esta vacuna por primera vez deben recibir dos dosis con un intérvalo de 4 semanas. Aquellos que reciban una dósis en la primera temporada, deben recibir dos dósis en la próxima temporada.

 
¿Tiene preguntas sobre vacunación?

Hable con el proveedor de atención médica de su hijo, comuníquese con su departamento de salud local o estatal o llame a los CDC al 800-CDC-INFO (800-232-4636). o visite: www.cdc.gov/vaccines

 

Signos y síntomas de la pérdida auditiva en niños

Los signos y síntomas de la pérdida auditiva son diferentes en cada niño. Si usted cree que un niño tiene pérdida auditiva o está sordo, pídale a su pediatra que le hagan una prueba de la audición lo antes posible. ¡No espere!

Aun cuando el niño haya pasado una prueba inicial de la audición, es importante estar pendiente de los signos siguientes.

 

SIGNOS EN LOS BEBÉS

No se sobresalta con los ruidos fuertes.

A los 3 o 4 meses de edad no se voltea para buscar la fuente del sonido.

Al año de edad no dice palabras sencillas como “mamá” o “papá”.

Voltea la cabeza cuando lo ve a usted pero no lo hace si solo lo llama por su nombre. Esto a veces se interpreta erróneamente como falta de atención o como si el niño lo estuviera ignorando, pero puede ser el resultado de una pérdida auditiva parcial o completa.

Parece escuchar algunos sonidos pero no otros.

 

SIGNOS EN LOS NIÑOS

Tarda en aprender a hablar.

No habla en forma clara.

No hace lo que se le indica. A veces esto se interpreta erróneamente como una falta de atención o simplemente que el niño ignora a quien lo está llamando, pero puede ser el resultado de una pérdida auditiva parcial o total.

 

A menudo dice “¿qué?”

Escucha la televisión a un volumen muy alto.

Los bebés y los niños deben alcanzar ciertos indicadores del desarrollo en la forma en que juegan, aprenden, se comunican y actúan. Un retraso en cualquiera de estos indicadores podría ser señal de sordera o de otra discapacidad del desarrollo.

 

Detección y diagnóstico

La prueba inicial de la audición sirve para determinar la posibilidad de que un niño pueda tener pérdida auditiva. Es fácil de administrar y no duele. De hecho, muchas veces los bebés duermen mientras se les hace la prueba. La prueba es muy breve, solo toma unos cuantos minutos.

Bebés: A todos los bebés se les debe hacer la prueba de la audición antes de que cumplan el primer mes. En la mayoría de los casos, los hospitales administran esta prueba a los bebés recién nacidos. Si un bebé no pasa la prueba de la audición, es muy importante que se le haga una evaluación completa de la audición lo antes posible, a más tardar a los 3 meses de edad.

Niños: A todos los niños se les debe examinar la audición antes de que entren a la escuela o siempre que se sospeche de algún problema en la audición. A los niños que no pasen la prueba de la audición se les deben hacer una evaluacion más completa lo antes posible.

 

Consejos para la crianza positiva de los hijos

Descubra, o vuelva a descubrir, conductas positivas que pueden ayudar al desarrollo y aprendizaje de su hijo.

Los primeros años de la vida de un niño son muy importantes para su salud y desarrollo. Los padres, los profesionales de la salud, los educadores y otras personas pueden trabajar juntos para ayudar a que los niños alcancen todo su potencial.

Un desarrollo sano significa que los niños con todo tipo de habilidades, incluidos aquellos que requieren cuidados de salud especiales, puedan crecer mientras satisfacen sus necesidades sociales, emocionales y educacionales. Usted puede hacer que su hijo se sienta seguro y querido en su casa al pasar tiempo juntos. Jugar, cantar, leer y conversar son actividades muy importantes para el desarrollo de su hijo. La alimentación, el ejercicio y el descanso adecuados pueden marcar una gran diferencia.

A las destrezas como dar el primer paso, sonreír por primera vez y decir adiós con la mano, se les conoce como indicadores del desarrollo. Los niños alcanzan estos indicadores en actividades como el juego, el aprendizaje, el habla, la conducta y la movilidad (gatear, caminar, etc.).

Los niños se desarrollan a su propio ritmo por lo que no es posible decir con exactitud cuándo un pequeño aprenderá una determinada destreza. Sin embargo, los indicadores del desarrollo dan una idea general de los cambios que hay que esperar a medida que el niño crece.

 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a aprender y crecer de una manera sana?

Para ayudarlo en su importantísimo rol de padre, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han elaborado una serie de consejos para la crianza positiva de los hijos.

Bebés (Recién nacidos a 1 año de edad)

Durante el primer año, los bebés aprenden a enfocar la vista, a estirar los brazos para tomar algo, a explorar y a descubrir cosas que están a su alrededor. El desarrollo cognitivo o del cerebro, incluye el proceso de aprendizaje de la memoria, el lenguaje, el pensamiento y el razonamiento. Aprender el lenguaje y cómo usarlo es más que balbucir (como “ba-ba”) o decir “ma-má” o “pa-pá”. Escuchar, entender y saber el nombre de personas y cosas también forman parte del desarrollo del lenguaje. Durante esta etapa, los bebés también establecen lazos de cariño y confianza con sus padres y otras personas como parte de su desarrollo social y afectivo. La manera como los padres abrazan, cargan a su bebé y juegan con él definirá la forma en la que el niño interactuará con ellos y con los demás.

Niños pequeños (1 a 3 años de edad)

Los niños pequeños que empiezan a caminar se mueven más y están conscientes de sí mismos y de sus alrededores. Su deseo de explorar nuevos objetos y su curiosidad por otras personas también aumentan. En esta etapa, los niños pequeños muestran mayor independencia, conductas desafiantes; se reconocen en las fotos o en el espejo e imitan las conductas de otros, especialmente de los adultos y niños mayores.

Los niños pequeños experimentan grandes cambios intelectuales, sociales, afectivos y de aprendizaje que los ayudarán a explorar y a entender su nuevo mundo. En esta etapa, los niños deben ser capaces de seguir instrucciones de dos o tres pasos, ordenar objetos por su forma o color, imitar las acciones de los adultos y compañeros de juego y expresar una amplia variedad de emociones.

Niños en edad preescolar (3 a 5 años de edad)

A medida que los niños entran en la primera infancia, su mundo comienza a expandirse. Se hacen más independientes y comienzan a prestar más atención a los adultos y niños que no son de la familia. Quieren explorar y preguntar más sobre las cosas a su alrededor. Su interacción con familiares y aquellos que los rodean les ayudan a moldear su personalidad y a definir sus propias maneras de pensar y actuar. En esta etapa, los niños deben poder andar en triciclo, cortar con tijeras de seguridad, diferenciar a los niños de las niñas, comenzar a vestirse y desvestirse solos, jugar con otros niños, recordar partes de los cuentos y cantar una canción.

Niñez mediana (6 a 11 años de edad)

La niñez mediana es una etapa de muchos cambios en la vida de un niño. Para ahora los niños ya pueden vestirse solos, atrapar una pelota más fácilmente solamente usando las manos y amarrarse los zapatos. Se vuelve más importante para ellos ser un poco más independientes de la familia. Acontecimientos como comenzar a ir a la escuela hacen que estos niños entren en contacto permanente con el mundo exterior. Las amistades empiezan a ser más importantes. Se adquieren rápidamente destrezas físicas, sociales y mentales. Es fundamental que en este periodo el niño aprenda a desenvolverse en todas las áreas de la vida, como en las relaciones con los amigos, las tareas escolares y el deporte.

A esta edad su hijo ya muestra claras señales de una mayor independencia de la familia y un mayor interés en los amigos. Tener relaciones amistosas sanas es muy importante para el desarrollo de su hijo; sin embargo, la presión de otros niños de su edad puede ser muy fuerte en este periodo.

Los niños que se sienten bien consigo mismos pueden resistir más a las presiones negativas de sus compañeros y tomar mejores decisiones. En este periodo de su vida, cuando ganan más independencia, es importante que los niños adquieran el sentido de la responsabilidad. También podrían comenzar los cambios físicos de la pubertad, especialmente en las niñas.

Otro cambio significativo para el cual los niños deben prepararse a esta edad es el comienzo de la escuela secundaria o media.

Adolescentes (12 a 17 años de edad)

Esta es una etapa de muchos cambios físicos, mentales, emocionales y sociales. Los niveles hormonales cambian al llegar la pubertad y los adolescentes maduran físicamente y se transforman en adultos. Estos cambios y la manera como los perciben los demás pueden preocupar a los adolescentes. Los trastornos alimentarios también pueden ser comunes, especialmente en las niñas.

También es un periodo en el cual el adolescente podría enfrentarse a la presión que ejercen sus amigos para que consuma alcohol, tabaco y drogas o para que tenga relaciones sexuales. Otros retos a los cuales se pueden enfrentan son la depresión y los problemas familiares. A esta edad, los adolescentes toman más decisiones por su cuenta sobre sus amigos, los deportes, los estudios y la escuela. Se vuelven más independientes, con personalidad e intereses propios.

 

Edición de esta semana
CIRUGÍAS DEL CORAZÓN POR VÍA SUBCUTÁNEA
Nuevas técnicas han permitido las cirugías mínimamente invasivas y tiempos de recuperación mucho más cortos para cientos de pacientes que han sido sometidos al reemplazo de la válvula aortica del corazón por vía de un catéter (cirugía percutánea a través de la piel) en lugar de las mayores cirugías de corazón abierto.    / ver más /
El 15° Festival Literario de Arkansas 2018 incluye en su la lista de autores y presentadores a una variada gama de escritores.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
En todo EE.UU. los maestros se cansaron del tratamiento que sus gobiernos estatales dan a la educación y a los educadores.  Los gobernadores y las legislaturas republicanas están ahora promoviendo aumentar los impuestos para apaciguarlos. Los legisladores están tratando de encontrar maneras de mantenerlos en las aulas, sin darles un aumento.    / ver más /