Contrapuntos

¿Identificación o no?

Sin una tarjeta de identificación personal emitida por algún nivel de gobierno, usted es un ciudadano de segunda clase. Sin demostrar que usted es quien dice ser, no se puede subir a un avión o a un tren de Amtrak, comprar cervezas o cigarrillos, abrir una cuenta bancaria, entrar a edificios públicos o muchos privados, ni calificar para programas públicos tales como Medicaid.

Todos estos requisitos han provocado sorprendentemente poca objeción de la opinión pública estadounidense.

Pero cuando se trata de votar, se argumenta que es sumamente discriminatorio privar de votar a las personas sin identificación. Las organizaciones de derechos civiles está contra la identificación con foto de votantes requerida por leyes promulgadas recientemente en 10 estados, que ven como un movimiento para segregar a ciertas personas.

Los críticos argumentan que los requisitos de identificación con foto, es diferente a las leyes Jim Crow* utilizadas en los estados sureños hasta mediados de 1960 para impedir votar a los negros. Pero la Corte Suprema en 2008, mantuvo una ley de Indiana de identificación, sobre la base de que el Estado tenía un interés legítimo en evitar el fraude electoral. Cinco jueces estuvieron de acuerdo.

Los defensores de los requisitos de identificación afirman que el voto es un derecho especial, no un privilegio, y por lo tanto no es comparable a conducir un coche.

Pero la distinción no es tan clara. Y los derechos no son absolutos. Los niños de 9 años no pueden votar, ni pueden los inmigrantes indocumentados. Se estima que si muchos de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en EE.UU. se presentaran a las urnas y fueran capaces de votar sin un requerimiento de identificación emitida por el gobierno, el derecho de todos los ciudadanos de EE.UU. para elegir a sus representantes, podría verse seriamente comprometido.

Muchas de las leyes de identificación de votantes, se pondrán a prueba en las elecciones presidenciales de 2012. Por el momento, no se puede decir con certeza cómo afectará a la participación política de las minorías y personas de bajos ingresos, y esa es una cuestión que merece más análisis.

Brennan New York University Center for Justice publicó recientemente un informe que afirma que el 11% de los ciudadanos en edad de votar que residen en los Estados que han aprobado leyes de identificación de votantes, en la actualidad carecen de una identificación válida. El Centro también tiene evidencia que conseguir esas identificaciones podría ser difícil para ellos, la mayoría pobre, de minorías, y a menudo de edad avanzada. Pero, ¿cuántos de los que carecen de identificación votaron en el pasado?

En el caso de Indiana, cuya ley de identificación estaba en vigor en las elecciones presidenciales de 2008, la participación aumentó más con esta ley, que en cualquier otro estado. Georgia, que también tenía una nueva ley similar ese año, también tuvo un gran aumento en la participación electoral.

Si, en efecto, las leyes de identificación de votantes motivan a los ciudadanos a inscribirse, y a votar, ¿no sería mejor? Con una identificación con foto, más gente podría entrar a juicios en las cortes, viajar en tren o avión, e incluso comprar una botella de whiskey.

* NOTA: Las leyes de Jim Crow fueron unas leyes estatales y locales promulgadas entre 1876 y 1965, que estipulaban la segregación racial en todas las instalaciones públicas bajo el lema “separados pero iguales” y se aplicaban a los estadounidenses negros y a otros grupos étnicos no blancos.

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /