Corte Suprema de EUA escucha caso de inmigrante deportado
Un caso que podría determinar cómo se solucionará la situación de miles de residentes ilegales en los EUA
767A.jpg
En un caso que podría determinar cómo se ocupará el país de miles de residentes ilegales que viven desde hace mucho tiempo aquí, la Corte Suprema de Estados Unidos consideró el miércoles 22 de marzo si se debe permitir a un mexicano deportado reingresar a la nación y reunirse con su familia en Utah.
Humberto Fernández Vargas vino por primera vez de México a EUA en la década de 1970. Aunque fue deportado en muchas ocasiones al principio, el vivió ininterrumpidamente en EUA desde 1982; se casó con una ciudadana estadounidense, tuvo un hijo e inició un negocio de transporte.
Pero luego de solicitar el estatus legal en 2001, Fernández fue deportado bajo una ley de 1996, la cual revocó el derecho de apelar ante un juez de inmigración. A él se le prohibió solicitar la residencia legal e incluso buscar ayuda.
El asunto es si la ley era aplicable a Fernández, ya que él ingresó a EUA más de una década antes de decretarse esa legislación.
Las cortes menores han estado divididas en cuanto a si la ley es retroactiva. Dos cortes federales de circuito de apelaciones --la sexta y la novena-- dijeron que el estatuto sólo debe aplicarse a residentes que ingresaron al país después de que la nueva ley entró en vigor.
Abogados de inmigración y grupos intercesores están siguiendo el caso de cerca. El asunto es parti-cularmente sensible ahora, cuando el Congreso está debatiendo sobre si deben cambiarse nuevamente las leyes que aplican a aproximadamente 12 millones de inmigrantes ilegales que viven en EUA.
La decisión del máximo tribunal tiene amplias implicaciones para esos residentes, cientos de miles que podrían estar en la misma situación de Fernández.
Fernández, quien vivió principalmente en Ogden, Utah, trabajó como chofer de camión y con el tiempo formó su negocio propio. Durante los 20 años que vivió en el país, nunca fue arrestado por ninguna otra razón. El se casó en 2001. Su esposa y su hijo adolescente han padecido mucho por la separación.
El caso es Fernández-Vargas v. Gonzáles, 04-1376.
Edición de esta semana
¡Feliz Año 2019!
La última noche del año tiene siempre algo de mágico y se presta a toda clase de conjuros y rituales que, aunque tienen diferentes manifestaciones, persiguen el objetivo común de atraer prosperidad y buena suerte en los 365 días siguientes.   / ver más /
Apenas dos semanas antes de asumir el cargo, el alcalde electo de Little Rock, Frank Scott Jr., ha nombrado a las 11 personas que liderarán su equipo de transición.   / ver más /