Mensaje del Monseñor Scott Friend para los Latinos en este Mes de La Herencia hispana
7679A.jpg
Monseñor Scott Friend

Por Rafael Núñez

Recientemente El Latino estuvo en la inauguracion del “Mes de la Herencia Hispana”, en las instalaciones de Heifer International. El gobernador Mike Beebe inauguró el acto y el orador invitado fue monseñor Scott Friend, vicario general, y director de la Oficina de Vocaciones y Seminaristas, de la Diócesis de Little Rock .A continuación, El Latino presenta una versión parafraseada del discurso de monseñor Friend:

El monseñor dijo que cuando servía de sacerdote parroquial en la iglesia Santa Bárbara (1994 a 1999) en DeQueen, había un chico de nombre Chuy, que al parecer siempre andaba en problemas por ser muy travieso y algo rebelde. El padre Scott se hizo amigo de Chuy, y lo veía asistiendo a misa los domingos. Pero un día notó que Chuy no estaba, y entonces fue a buscarlo a un campo de futbol adonde a Chuy le gustaba jugar. Allí lo encontró, y le dijo: “Chuy, noté que hoy no asististe a la misa. Está bien que juegues fútbol, porque después de todo es una actividad sana, pero también puedes hacer eso después de ir a misa, ¿o no?”. Un tiempo después, Chuy, en tono conmovido y agradecido, le indicaría que esa había sido la primera vez en su aún corta vida, que alguien se interesaba en él y en su bienestar físico y espiritual.

Después de esa ocasión, Chuy estaba presente cada domingo en la misa en español. Hoy en día, Chuy es un hombre de bien, de profesión mecánico, con esposa e hijos, y muy respetuoso y respetado por su comunidad.

“Esa anécdota sobre Chuy muestra la gran diferencia que puede hacer en la vida de alguien, el simple hecho de tomar en cuenta a esa persona, y mostrarle que uno se interesa por él. Es un ejemplo de cómo abrir el corazón de uno hacia los demás”, explicó monseñor Scott.

También habló sobre el hecho de que cambiar la vida de uno y permitir que el amor de Dios entre en ella, no es algo fácil, “ya que Dios ama a uno hasta la muerte. Y así pues, uno tiene que morir, simbólicamente hablando, para que el amor de Dios cunda en nuestras vidas”, precisó monseñor Scott.

Detalló que siempre debemos recordar que por medio de Adán y Eva y la tentación a la que sucumbieron, ahora nosotros (la humanidad entera) somos los caídos de la gracia del Señor, y que solo Él, es decir, Dios, nos puede sacar de ese gran y profundo socavón de arrogancia, de odio, de soledad, de apartamiento y de división, tanto entre nuestro propio corazón y mente, como entre un humano y otro, una región y otra, un país y otro.

“Por eso es muy importante recordar que el solo hecho de que Dios elige hablarnos, es algo que lo cambia todo, ya que esto nos dice que nosotros sí le importamos a Él. Así pues, este es nuestro reto, nuestro desafío: el no aceptar amar a esos “otros” es no aceptar al creador que los hizo a ellos”, puntualizó Scott.

Dijo que hace más de 25 años, cuando estaba en el seminario y decidió ir a México para aprender más español y conocer más la cultura de aquellos a quienes él iba a servir como sacerdote, “abrí, tanto mi mente y mi corazón, a otra cultura, la cultura mexicana y la latinoamericana en general, y eso me ha enriquecido mucho, tanto intelectual como espiritualmente”.

Puntualizó que “el amar a ‘los otros’ y abrirse a ‘los otros’ es siempre gratificante, aunque es algo difícil al principio. Pero tenemos que preguntarnos: ¿estamos dispuestos a amar a otros? Y ellos, a su vez, nos podrían preguntar: ¿hay suficiente espacio en tu interior para mí? ¿O acaso sólo debo ser lo que tú quieres que yo sea, y no, en cambio, lo que realmente soy? Creo que si amamos como lo hace Dios, o sea, sin distinguir entre una raza y otra, estaremos salvados. Porque Dios habla a cada uno de nosotros. Le importa lo que cada uno de nosotros hace. Lo que uno dice y piensa. Lo que uno es. Lo que uno escoge hacer. Y lo que uno escoge no hacer. Así pues, lo que tenemos que recordar ante todo cuando vemos al prójimo es decirle: ‘Tú me importas porque tú le importas a Dios’. Si estamos de acuerdo con eso, y decimos sí al hecho de amar a los demás, entonces este será, sin duda, un mundo mejor… para todos”.

Edición de esta semana
CLUB ROTARIO DE WEST LITTLE ROCK OTORGA BECAS A LATINOS 
El miércoles 13 durante su junta semanal regular, el West Little Rock Rotary Club a través de su Fondo de Educación y Beneficencia, entregó becas de estudios de $1.000 por semestre para el año académico 2018-19, a tres jóvenes estudiantes secundarios graduados que cumplieron con los requisitos de calificaciones, necesidad financiera, liderazgo, y servicios a la comunidad y/o escuela.   / ver más /
EL LATINO recibió la denuncia del padre de una alumna de la escuela Hall High de Little Rock, cuando se dio cuenta que, en el boletín escolar de la niña, no habían traspasado la mitad de sus créditos por los cursos completados.     / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Si puede, recuerde cuando usted era pequeño y recuerde cómo se sintió al estar separado de su madre y su padre. No solo jugando en el patio o en la calle o parque, incluso por un corto momento, sino verdaderamente perdido. Recuerde el pánico que sintió.   / ver más /