Corte Suprema de EEUU considerará constitucionalidad de la acción afirmativa
Por Michel Leidermann

Uno de los asuntos más escabrosos sobre los que deberá pronunciarse la Corte Suprema de los EEUU, es sobre la constitucionalidad de la Acción Afirmativa en las universidades.

Este proceso de Acción Afirmativa se define como una política que da un trato preferencial a un grupo étnico que históricamente haya sufrido discriminación en general, y esta categoría incluye diversos tipos de minorías raciales.

La demanda original contra la Universidad de Texas que cuestiona la validez de un programa de acción afirmativa en las admisiones de todos los estudiantes, fue presentada por Abigail Fisher, quien alegó que el centro de estudios le negó la admisión por ser blanca. La joven enfatizó que se violaron sus derechos constitucionales, ya que se consideraron a otros estudiantes menos capacitados y con calificaciones más bajas, pero de grupos minoritarios.

Los tribunales de menor rango siempre han dado la razón a la universidad en defensa del fomento de la diversidad cultural, pero ahora el caso llega a la Corte Suprema de donde una sentencia favorable a la demandante, podría dar marcha atrás en todo el país las políticas de acción afirmativa limitando o incluso prohibiendo la consideración de la raza en las decisiones de admisión en las universidades, y quizás hasta extendiéndose a las agencias gubernamentales y las empresas privadas.

California fue el primer estado en prohibir la consideración de la raza y el grupo étnico en las admisiones en las universidades públicas. Al año siguiente de que la prohibición de California entrara en vigor, conocida como la Propuesta 209, la cantidad de estudiantes negros, latinos e indígenas estadounidenses, se redujo a casi la mitad en las universidades californianas Berkeley y UCLA. Ahora los estudiantes asiáticos han dominado las admisiones (La clase admitida para ingresar en UC Berkeley el próximo semestre es 30% blanca y 46% asiática) y los estudiantes latinos y negros, continúan sub-representados.

Los estándares educacionales en EEUU siguen siendo discriminatorios, por lo que se necesita una acción afirmativa en las universidades, pero con algunos ajustes que tomen en consideración diversos factores de oportunidades, esfuerzo y rendimiento.

Un ejemplo que se cita como modelo, es la Ley de Cuotas de Brasil, que pone a las universidades al alcance de todos. La ley establece una combinación de cuotas raciales y sociales en las 59 universidades federales de Brasil, el país con la segunda mayor población negra del mundo, después de Nigeria.

La norma establece que 50% de los cupos en esas universidades deberán corresponder a alumnos que cursaron toda la secundaria en instituciones públicas. La mitad de esos cupos (25% del total) irán para estudiantes de familias con ingresos bajos, lo que constituye la cuota social. La cuota racial será definida de acuerdo a la proporción de negros, mulatos e indios en cada estado del país, según el censo y cómo se autodefina cada estudiante. Los beneficiarios de estos cupos reservados, se elegirán de acuerdo a su rendimiento en un examen nacional de enseñanza media. Ahora el pobre puede estudiar medicina, odontología o derecho en las facultades públicas vd4e Brasil. Antes no podía.

La Corte Suprema probablemente entregará el fallo a comienzos de junio 2013.

Edición de esta semana
¡SUBIERON BANDERA EN OAKLAWN!
Ubicado en el Parque Nacional de Hot Springs, el Oaklawn Racing & Gaming (# 2705 Central Ave. Hot Springs.1-800-OAKLAWN) es uno de los mejores hipódromos en el país desde 1904, y hogar del afamado Arkansas Derby con un premio de $1 millón al ganador. Hoy en día, Oaklawn también ofrece una gran cantidad de diversión y conciertos y máquinas de juegos de azar, día y noche durante todo el año.   / ver más /
¡Nueva sección!   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El Partido Republicano (GOP) está en problemas más profundos de lo que sugiere la pérdida de un escaño en el Senado en la elección en Alabama. La fuente de ese problema se remonta al 19 de julio de 2016, cuando el GOP aceptó a Donald Trump como candidato a presidente.   / ver más /