CONTRAPUNTOS
Por Michel Leidermann

Buscando el voto latino

En una elección cerrada como la que se perfila este noviembre, el voto latino será decisivo no sólo en Estados tradicionalmente latinos sino en otros donde apenas miles de votos pueden determinar si hay cambio de presidente en la Casa Blanca. La clave para ambas campañas, demócrata y republicana, será movilizar a los electores y la comunicación directa con propuestas específicas que vayan más allá de simbolismos, atraer a los votantes que descubren que su voto cuenta y puede cambiar las cosas.

De los casi 52 millones de latinos que viven en Estados Unidos, 23 millones son elegibles para votar y se proyecta que al menos 12.2 millones acudirán a las urnas el 6 de noviembre, comparado con los 10 millones que sufragaron en las elecciones de 2008, un alza de 26% con respecto a hace cuatro años.

La cifra de votantes elegibles sin duda supera a los que de hecho votan, indicó la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO). Se trata de un trabajo en progreso, pero de todos modos, el voto de miles de latinos puede ser determinante en los resultados electorales Estado por Estado.

En contiendas en Estados tradicionalmente latinos, como Florida, y no tan tradicionales, como Virginia y Carolina del Norte, el voto latino puede inclinar la balanza en una u otra dirección.

Obama ganó en Florida en 2008, el primer demócrata en hacerlo desde 1996.

Los últimos sondeos de opinión dan un empate teórico del voto popular a ambos candidatos a nivel nacional.

Aunque la intención del voto latino hacia Obama es de un 64% comparado con apenas 30% o menos para Romney según recientes encuestas, hay un porcentaje significativo de votantes latinos que se consideran independientes o que declinaron identificarse con uno u otro candidato. Eso supone que en teoría pueden ser persuadidos por el mensaje que ofrezcan los candidatos.

Esos candidatos, tienen que hablarle “directamente a los votantes latinos” y los medios de comunicación en español son centrales para llegar a esa comunidad considerando, sobre todo, que los votantes naturalizados tienen un mayor índice de participación electoral que los latinos nacidos en Estados Unidos.

Para los latinos la elección en 2012 es agridulce porque de un lado tienen a Obama que dejó promesas en el tintero, sobre todo en materia migratoria, pero que pide otra oportunidad para avanzar lo pendiente. Y de otro lado Romney, que ha promovido una agenda antiinmigrante ignorando cuán definitorio es el asunto migratorio para estos votantes.

Entonces existe una enorme brecha entre demócratas y republicanos cuando los latinos catalogan su desempeño: 55% de los latinos dicen que los demócratas están haciendo un buen trabajo en abordar sus asuntos de interés comparado con apenas 17% que dice que los republicanos están haciendo un buen trabajo.

Pero de los $414 millones que las campañas han destinado para publicidad pagada, sólo $6 millones han sido destinados a medios de comunicación en español.

Para los latinos y sus familias, estas elecciones son particularmente importantes. El Seguro Social, Medicare y Medicaid son programas de importancia vital que se encuentran bajo la lupa política y su mantenimiento y/o modificaciones dependen del resultado de las elecciones. Es así porque El Seguro Social no solo paga beneficios a los jubilados, sino también a los hijos y cónyuges de trabajadores difuntos o discapacitados y les da acceso a Medicare.

Basta de quejarse sobre los congresistas que no sirven. Vote por loque cumpliran sus promesas y lucharan por nuestra comunidad.

 

noticias
6847383.jpg
BRASIL
La corrupción inflama el último debate antes de las presidenciales de Brasil
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›