¿CUÁL ES EL PAN DE MAÍZ (CORN BREAD) MÁS SABROSO?
7773A.jpg
Chef Gilberto Alaquínez de la Mansión del Gobernador (categoria profesional)

Por Rafael Núñez

Es bien sabido que para la gran mayoría de los latinos –y en especial para nosotros los individuos de ascendencia mexicana– la comida sin algún tipo de chile picante,… pues, como que nomás no nos sabe bien, y hasta se nos hace un tanto desabrida.

Es por eso, entonces, que no debe extrañar en absoluto que –al menos para el refinado, exquisito, delicado y finísimo paladar del que esto escribe– las dos mejores muestras de pan de maíz del “Gran Festival del Corn Bread” que se llevó a cabo el pasado sábado 3 de noviembre sobre la calle Main de Little Rock fueron, respectivamente, en la categoría profesional: el pan de maíz relleno de jalapeño preparado por los chefs de la Mansión del Gobernador, Gilberto Alaquínez, y Patrick Herron. Cabe mencionar también que como entremés o platillo de acompañamiento, los chefs Alaquínez y Herron estaban ofreciendo algo parecido a los llamados ‘frijoles charros’ pero los frijoles eran blancos en vez de pintos, y estaban caldositos, y además estaban condimentados con diversas especias y hierbas que les daban un sabor único y ultra-delicioso. ¡Estaban verdaderamente como para chuparse los dedos!

Y en la categoría amateur: el pan de maíz con mantequilla y relleno de jalapeños ofrecido por “Fire House Hostel & Museum”. ¿Qué puedo decir? Simplemente estaba delicioso, especialmente porque tenía incrustado por todas partes rajitas de chile jalapeño y porque no estaba dulce. Ah, como dirían los franceses: ¡superb! (soberbio)

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /