Serie: Tesoros Ocultos de Southwest Little Rock
Por Rafael Nuñez
7774A.jpg
El alumno y el maestro: el boxeador C. Germán Arellano (izq.) lanza un jab de izquierda al costal de golpeo, al mismo tiempo que escucha las indicaciones que le da su mentor Marcos López, para así poder ejecutar con precisión todos los golpes y movimiento

Por Rafael Núñez

Marcos Sergio López Hernández nació en Mexicali, Baja California en 1973, y llegó a Little Rock en 1999.

Marcos empezó a boxear a la edad de 12 años, y llegó a ser campeón nacional mexicano de peso pluma. En total, su carrera como boxeador amateur fue de 34 peleas, con 26 de ellas ganadas y 8 perdidas. Comenzó a destacar como boxeador amateur cuando compitió en el Torneo de los Guantes de Oro de su ciudad natal de Mexicali.

Ganó su primer título amateur a nivel regional cuando, en 1998, a la edad de 25 años, se adjudicó, en Peso Pluma, el Campeonato Estatal de Boxeo de Baja California. Después de eso, ese mismo año viajó junto con su entrenador a la ciudad de Tampico, Tamaulipas, para participar en el Torneo Nacional de los Guantes de Oro. Ganó cuatro peleas, en cuatro días, para poder así llegar a disputar la gran final, en contra de Joselito Hernández, del DF, a quien derrotó por nocaut en el segundo raund. Cabe señalar que hasta entonces, Joselito iba invicto, sin ninguna derrota en más de 20 peleas amateurs. Marcos, en cambio, ya tenía 3 peleas perdidas. Pero la voluntad y el talento pueden lograr muchas cosas casi, casi increíbles, y así fue como –al menos para el público asistente, que tenían como gran favorito a Joselito–­ se dio la mayor sorpresa de todo el torneo con una resonante y contundente victoria del peleador de Mexicali.

“Lo recuerdo como si fuera ayer: el golpe con el que noqueé a Joselito fue un volado de derecha a la mandíbula, a los 2 minutos y 45 segundos del segundo raund. De inmediato, el réferi le empezó el conteo de 10. Mientras Joselito escuchaba el conteo, permanecía sentado sobre la lona y así se quedó, y simplemente ya no reaccionó. Es posible que aún se encontrara semi-inconsciente cuando el réferi terminó la cuenta de 10, pero realmente yo no podría asegurar eso. Lo que sí sé es que el golpe con el que lo noqueé él ni siquiera lo vio, puesto que fue muy rápido y totalmente inesperado. En fin, así fue como me convertí en campeón nacional amateur de peso pluma de México. Eso fue el 24 de agosto de 1998, y para mí esa victoria representaba una meta lograda”, detalló Marcos.

La conquista del campeonato nacional fue una gran gloria para Marcos. Su ciudad natal de Mexicali lo recibió con los brazos abiertos. “Me recibió el alcalde y se puede decir que prácticamente me dio las llaves de la ciudad”.

Después, a principios de diciembre del ’98, recibió de manos del propio alcalde mexicalense, o “cachanilla”, el Trofeo Cuauhtémoc, que anualmente se entrega al atleta más destacado de la ciudad en cada deporte.

Marcos debutó como boxeador profesional en enero de 1999. Su primer combate se llevó a cabo en Mexicali, en la Plaza de Toros Calafia, contra René Arredondo. Después de esa contienda, Marcos sólo hizo una pelea más como profesional, en marzo del ’99. Aparentemente la trayectoria profesional de Marcos iba muy bien, ya que ganó ambas peleas por decisión unánime, pero la baraja del destino es caprichosa e impredecible, y así, Marcos viajó hasta Arkansas, siguiendo a un hermano mayor que ya tenía alrededor de ocho años viviendo en Benton.

Marcos llegó a Benton a finales del ’99, y de inmediato empieza a buscar un gimnasio para seguir entrenando y practicando el boxeo.

“El gimnasio que encontré se llamaba “Ray Rogers Golden Gloves Boxing Gym”, que estaba en el sector centro de Little Rock. Comencé a hacer peleas de exhibición en Little Rock, con réferi y todo, pero que en realidad no contaban para mi récord profesional [ya que no estaban sancionadas (avaladas) por ningún organismo oficial de boxeo]”, explicó Marcos.

Después, por un tiempo, estuvo entrenando con un entrenador famoso en Arkansas, Bill Morrison (quien en la actualidad tiene un gimnasio y club de boxeo en Maumelle), pero desafortunadamente, durante varios meses–pese a muchos esfuerzos– no se pudo concertar una pelea profesional para Marcos.

Luego, hace seis años, con la “espinita” del boxeo todavía clavada en su corazón, Marcos empezó un “gimnasio” en la cochera de la casa donde vivían su hermano y él. Así pues, comenzó entrenando a niños de 8 a 9 años, a muchachas de 13 y 14 años, y a jovencitos de hasta 18 y 19 años.

“A mí me nació de corazón crear este gimnasio. Es, simple y sencillamente, algo que yo necesitaba hacer. Y me decidí a hacerlo después de investigar e indagar cuánto dinero me costaría rentar un local para abrir un gimnasio de boxeo. La verdad es que los costos se me hicieron demasiado onerosos para mi presupuesto. Y además, yo no quería hacer ‘negocio’ con esta idea. Lo que realmente quería era sólo poder entrenar a menores y transmitirles todo lo que aprendí durante mis años de boxeador. Todo lo bueno que el boxeo me dio, y punto. Y yo no quería cobrarles a los niños por entrenarlos, ya que de niño yo experimenté en carne propia lo que es ser pobre y no tener dinero suficiente para comprarme un buen par de tenis o zapatillas de boxeo, o unos buenos guantes para boxear ,” expresó.

…Si Mahoma no puede viajar a la montaña, entonces la montaña debe viajar hasta donde está Mahoma…”

Asimismo, dijo que para él este proyecto de echar a andar un gimnasio de boxeo para niños y jóvenes en el sector ‘southwest’ de Little Rock fue algo que tuvo que hacer en etapas: “Mi intención era, primero que nada, conseguir todo el equipaje necesario para poder empezar a entrenar a niños y que así se enseñaran a boxear. Y fue entonces que me acordé de aquel viejo refrán que dice que ‘si Mahoma no puede viajar a la montaña…’ y entonces como que se me encendió un foco en la mente y me dije: ¡Ya sé! Pondré el gimnasio en mi propia casa. Y así fue. Fue así de sencillo tomar la decisión de hacerlo: por amor al boxeo, o por ‘amor al arte’, como luego se dice por ahí”.

Ese primer gimnasio que creó Marcos duró funcionando en Benton por espacio de 3 años, hasta que él volvió a Mexicali en el 2009.

Luego Marcos regresó a Little Rock en el 2010, empezó a vivir en el sector ‘southwest’ (suroeste) de la ciudad, específicamente en el parqueadero de tráileres en la privada Larry Circle, sobre la calle Stanton, entre la Baseline Road y la autopista interestatal 30. En aquel entonces Marcos vivía en la ‘traila’ marcada con el número 37, y fue a las afueras de la misma, en el llamado ‘carport’ (cobertizo para automóvil), que Marcos fue instalando equipamiento para boxeo que iba comprando poco a poco.

“Para principios del 2011, ya contaba con un gimnasio medianamente equipado: máquinas de ejercicio, perillas, costales de boxeo, manoplas, caretas, cuerdas para saltar, etc., etc.”, indicó.

En Febrero del 2011, Marcos estableció un horario del gimnasio para los entrenamientos de boxeo de manera ordenada: el gimnasio abre los lunes, martes, jueves y viernes, de las 7 p.m. a las 10 p.m. Claro que no todos los menores que allí entrenan están en el gimnasio las cuatro horas. Unos entrenan temprano a las 7 p.m., mientras otros llegan entre las 8 y 8:30 de la noche.

Marcos señaló además que “próximamente, ya sea en febrero o marzo, vamos a tener también sesiones de entrenamiento matutinas: los mismos días de la semana, pero de 7 a.m. a 9:30 a.m.”.

 

El Alumno y el Maestro

Entre todos los jóvenes y niños que Marcos actualmente entrena, C. Germán Arellano, un joven de 24 años originario de Toluca, Estado de México, ha destacado, tanto por su talento como por su disciplina personal y su gran, gran entusiasmo por el llamado ‘Arte de Fistiana’. También cabe mencionar que su pegada con ambas manos es bastante pesada, por lo que se ha ganado el mote de “Manos de Piedra”. Marcos comentó al respecto: “Yo lo conocí por primera vez en marzo del 2011. Él me contactó por teléfono y me dijo que él estaba entrenando en un gimnasio pero que era demasiado caro. Entonces yo lo invité a venir a mi ‘gimnasio de las trailas de la Stanton’ (que en realidad se denomina oficialmente ‘Mexicali Baja Boxing Club’). Recuerdo que después de verlo entrenando, y de ver que él realmente tomaba esto en serio, le dije que no le cobraría por entrenarlo. Que yo lo que quería era hacer un gimnasio comunitario, para que los jóvenes tuvieran un espacio para aprender a boxear”.

El plan, reveló Marcos, “es debutarlo a Germán, o más bien ‘re-debutarlo’, como peleador amateur a principios del 2013. Y es que en el pasado Germán ya había peleado como amateur en 8 ocasiones, pero no estaba bien entrenado. Pero ahora sí, y pienso que para enero o febrero él ya estará listo, en cuanto a condición física, técnica, rapidez, etc., y así pues, esperamos poder desarrollar su primera pelea de retorno al boxeo amateur. Y después de eso, pues ya veremos. Pero tenemos grandes esperanzas para Germán como boxeador, ya que el talento lo tiene, las cualidades las tiene, y el deseo también lo tiene. Así que ahora ya es cuestión de desarrollar al máximo todo eso para que él alcance un nivel que lo lleve a ser un atleta de alto rendimiento. Eso es lo que verdaderamente hace la diferencia entre un campeón mundial y un boxeador más del montón”.

Los Mexicanos y el Boxeo: Una Larguísima, Gloriosa y Muy Íntima Relación Entre Un Pueblo Guerrero de Corazón y Una Disciplina Deportiva Muy Exigente

Marcos dice que aún cuando todo mundo sabe que la charrería es considerada como el deporte nacional de México, y que sin duda el deporte más popular en la actualidad en México es el futbol soccer, “realmente no se puede negar que el boxeo es el deporte que, a nivel mundial, es el que más glorias le ha dado a México.

Y en verdad Marcos sabe de lo que habla, ya que, sin duda alguna, el boxeo ha sido, desde hace muchas décadas, el deporte por el cual más se conoce a México en todo el mundo.

La garra, la renuncia a darse por vencidos, la temeridad, el gran pundonor, la gran habilidad, la rapidez de manos, el gran ponche, y sobre todo la bravura sin par de los boxeadores mexicanos, son cosas ya legendarias en todos los rincones del planeta.

México ha producido más campeones mundiales –tanto a nivel amateur como a nivel profesional– que ninguna otra nación. México está ‘ranqueado’ en el primer lugar a nivel mundial en lo que refiere a países con el mayor número de campeones mundiales, y es el único país que ha tenido campeones mundiales acreditados en todas las divisiones de peso a excepción de la división de peso completo.

Hasta el 1 de septiembre del 2012, México contaba con 199 campeones mundiales en la historia del boxeo. Ningún otro país en el mundo se puede vanagloriar de eso y ostentar ese récord mundial. Y por si todavía queda alguna duda por ahí escondida, déjeme informarle, querido lector, que actualmente México cuenta con, nada más ni nada menos, 17 campeones mundiales en activo.

 

El ‘Brasil’ del Boxeo es México

Marcos dijo que así como Brasil es y ha sido por mucho tiempo ‘el país rey’ en la historia del futbol a nivel mundial, “exactamente así, igualito, es lo que es México en la historia mundial del boxeo. Tal vez sea por esa sangre enormemente guerrera que heredamos de nuestros antepasados indígenas, o sea, por nuestros genes. O tal vez sea porque les cuesta mucho a nuestros rivales lograr que nos demos por vencidos arriba de un cuadrilátero. O tal vez sea por nuestro gran orgullo y sentido del honor. En realidad no lo sé, pero el caso es que cuando de boxeo se trata, no hay ninguna otra raza, ningún pueblo, que sea tan bravo como el mexicano. ¡Y vaya que sí hay razas bravas en este mundo, ¿eh?! Nomás como botón de nuestra, ahí están los japoneses, o los tailandeses, o los mismos filipinos. Y qué me dice de los boxeadores de raza negra, ¿eh? …Pero afortunadamente para nosotros los mexicanos, ya en los números, nomás no hay quien se nos acerque. O sea que,… ¡la mera verdad es que no hay quién nos pise los talones! Y no lo digo por presumir: ahí están los hechos que me respaldarán, ahí están las estadísticas. Esas nunca mienten”.

Actuales Campeones Mundiales de México en activo

Jesús Silvestre: AMB, peso mínimo, 14 de julio 2012

Moisés Fuentes: WBO, peso mínimo, 27 de agosto 2011

Mario Rodríguez: IBF, peso mínimo, 01 de septiembre 2012

Ulises Solís: IBF, peso mosca ligero, 30 de abril 2011

Hernán Márquez: AMB, peso mosca, 02 de abril 2011

Juan Carlos Sánchez, Jr.: IBF, peso súper mosca, 11 de febrero 2012

Hugo Ruiz: AMB, peso gallo, 22 de enero 2011

Leodegario Santa Cruz: IBF, peso gallo, 02 de junio 2012

Abner Mares: WBC, peso súper gallo, 21 de abril 2012

Jorge Arce: WBO, peso súper gallo, 07 de mayo 2011

Jhonny González: WBC, peso pluma, 08 de abril 2011

Orlando Salido: WBO, peso pluma, 16 de abril 2011

Miguel Vázquez: IBF, peso ligero, 14 de agosto 2010

Juan Manuel Márquez: WBO, peso ligero, 28 de febrero 2009

Antonio DeMarco: WBC, peso ligero, 15 de octubre 2011

Pablo César Cano AMB, peso welter ligero, 21 de julio 2012

Saúl “Canelo” Álvarez: WBC, peso súper welter, 05 de marzo 2011

(Asociación Mundial de Boxeo: AMB; Organización Mundial de Boxeo: WBO: Consejo Mundial de Boxeo: WBC; Federación Internacional de Boxeo: IBF)

 

noticias
6665727.jpg
EEUU
EE.UU. inicia un proceso de hasta 17 meses para entrenar a rebeldes sirios
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›