EL PARTIDO DE LA SEMANA Arsenal vs. Deportivo Cali
7775A.jpg
Baseline F.C

Por Rafael Núñez

OTTER CREEK PARK, Campo 2, Domingo 4 de noviembre — Para este encuentro de la Segunda División de la Liga de Futbol MexArk, el equipo Baseline F.C. (un equipo nuevo dentro de la liga) llegaba con un récord de 9 partidos ganados y únicamente 2 perdidos, mientras que el Deportivo Puebla arribaba con marca de 6 ganados, 4 perdidos y 1 empatado.

El equipo Baseline que, de paso sea dicho, ha dejado atónitos a propios y extraños por su sorprendente accionar ofensivo y por su elevado número de victorias (considerando que está participando en su primera temporada en la Liga MexArk), está dirigido por Alfonso Ordóñez, y sus jugadores provienen de México, El Salvador, Honduras, Guatemala y Jamaica. Por otro lado, el Deportivo Puebla, comandado por Silverio Garrido, está integrado en su totalidad por jugadores del estado de Puebla, a excepción de su portero, que es de Sinaloa.

Los minutos iniciales de este encuentro estuvieron colmados de pelotazos sin ton ni son, y ninguno de los dos equipos tuvo una llegada clara al arco durante los primeros 15 minutos. El partido estaba tan desorganizado que aún para el minuto 25, cada cuadro sólo tenía en su haber una sola llegada clara por bando.

No obstante, una de las cosas más bellas del futbol es que todo puede cambiar al siguiente segundo, y esa, pues, seguía siendo la esperanza del que esto escribe. Otra cosa muy bonita del futbol es que, aún en un partido tan aburrido como éste durante los primeros 20 minutos, había, repentinamente, algún destello individual, algún desplante o lance que momentáneamente asombraban al espectador –o por lo menos lo entretenían y/o lo hacían sonreír– y por lo tanto, gracias a dichos destellos, y a la ya mencionada esperanza, fue que este reportero no se quedó dormido de aburrimiento.

La verdad es que uno ve muchos partidos de nivel amateur (mucho más en segunda división que en primera) donde imperan los pelotazos sin sentido, las numerosas fallas individuales, tan elementales y simples como el hecho de que muchos jugadores ni siquiera saben parar el balón bien cuando les llega, ya que casi siempre les rebota en el cuerpo, la pierna o el pie, e irremediablemente se aleja de ellos, provocando que algún rival gane la posesión del esférico.

Pero este no es el caso de Patrick Dixon (#21) del Baseline, un jugador jamaicano de notable calidad, que posee un gran control de balón con ambas piernas, mucha habilidad gambetera y buen cabeceo, así como también muy buena velocidad y una gran zancada; esto último, al menos en parte, debido a su físico espigado y a su musculatura. Dixon mantuvo en aprietos la meta del Puebla durante todo el partido, y en muchas ocasiones estaba sujeto a una marcación personal por dos –y a veces hasta tres– defensas del cuadro poblano.

La primera gran llegada del partido ocurrió al filo del minuto 27, cuando ingresó al área chica con balón dominado el delantero del Baseline, Carlos Martínez, (#9), quien no anotó sólo debido a la gran atajada del portero del Puebla, Génesis Guerrero, que se vistió de héroe con esta salvada y varias más durante el encuentro.

Cabe mencionar que durante este partido se evidenció rápidamente que el Baseline es un equipo con muchas fallas defensivas, y muchas de ellas no eran forzadas por los delanteros rivales, sino por los propios errores “no provocados” de los defensas. Así pues, se podría decir que el Baseline es un equipo con grandes carencias defensivas, pero con una línea ofensiva colmada de grandes individualidades y cualidades netamente goleadoras.

Después de un primer tiempo con el marcador en blanco, los primeros minutos de la segunda mitad trajeron varias buenas llegadas por parte de ambos conjuntos.

Al minuto 11 del segundo tiempo, el portero del Baseline, Javier “El Travieso” Ríos, salvó a su equipo con una gran atajada a una mano de un tremendo trallazo desde los linderos del área grande que ya se cantaba como el primer gol del partido.

Finalmente al minuto 14 de la parte complementaria vino el primer gol cuando el delantero del Puebla, Héctor Cuevas (#20), lanzó un gran “bazukazo” que se fue a incrustar al ángulo derecho del arquero Ríos, dejándolo sin oportunidad a pesar de su gran estirada.

Luego, al minuto 27, el portero Ríos tuvo una valiente y vertiginosa salida que de nuevo vino a salvar su meta de otra anotación después de una gran descolgada del Puebla, que sólo debido a la atinada intervención del “Travieso” no terminó en gol.

Y como lo sentencia el viejo refrán futbolero, “el que perdona pierde”, y así fue, en efecto, que un solo minuto después –es decir, al 28– cayó el gol del empate cuando el jugador del Baseline, Enil “Honduras” Espinoza (#5) fulminó la meta del Puebla con un contrarremate a bocajarro que puso número finales a este duelo. Salomónico empate, pues, para los dos conjuntos.

 

noticias
6970262.jpg
EEUU
Kerry se reunirá el lunes con el negociador palestino tras las tensiones en Israel
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›