Arrestan a dos sospechosos por el asesinato de mexicano en Little Rock
7779A.jpg

Con base a información recibida, Joe Bell III, (22) y Johnathan Hattison, (23) ambos residentes en 1501 W. 37th St., fueron identificados como sospechosos en la muerte de Víctor Rosas la que se produjo el sábado 27 de octubre en 11 Terrace Dr.

Los Departamentos de policía de Little Rock y North Little Rock y el servicio de Alguaciles los Estados Unidos, trabajaron juntos para aprehender a los dos hombres negros y arrestados el Jueves, 01 de noviembre a las 2:00 pm en North Little Rock, ahora acusados de asesinato capital en la muerte del mexicano Víctor Rosas, de 26 años, residente de Alexander quien fuera baleado fuera de un apartamento en 11 Terrace Place en Little Rock. Hattison también fue acusado de robo agravado y sde robo de propiedad, según los informes policiales.

Los dos hombres fueron llevados a la cárcel del condado de Pulaski.

La policía no dio a conocer información en cuanto a quién realmente disparó el arma que mató a Rosas. Los detectives continúan trabajando este caso y podria haber un arresto adicional.

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /