Hieren y arrestan a mujer por robo en Dillard’s
7783A.jpg
Crystal Gonzales

Un policía fuera de servicio disparó a Crystal Gonzáles (34) y la hirió en el brazo cuando la mujer trataba de robar y luego escapar, para luego arrestarla y llevarla a la cárcel sin derecho a fianza.

Sucedió el viernes 3 en la noche en la tienda Dillard’s de Pine Bluff y fue detenida por un oficial de policía fuera de servicio que trabaja en la tienda. La mujer logró subirse a su auto y trató de atropellar al policía, cuando este desenfundó su pistola y disparó. A pesar de estar herida, consiguió manejar y alejarse hasta ser aprehendida.

Un portavoz del Departamento de Policía de Pine Bluff, dijo que la herida en el brazo no es grave. Gonzáles fue detenida cerca de la intersección de las calles 38 y Ohio, a unos dos kilómetros de distancia de la tienda. Está acusada de robo agravado y el delito de huir.

El oficial se encuentra en licencia administrativa pagada, mientras el incidente está bajo investigación.

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /