Policía y comunidad latina se unen en Little Rock para prevenir crímenes
7788A.jpg

La liga de fútbol MexArk de Little Rock, reúne a cerca de 32 equipos que en conjunto, contando jugadores, porras y familiares, podrían alcanzar hasta 1.500 personas dice el presidente de la liga, José “Don Pepe” Vicente.

Y es justamente a ese grupo de gente que el Departamento de Policía de Little Rock (LRPD) se dirigió en una reunión que tuvo lugar el pasado miércoles 7 en la iglesia Santa Teresa sobre la Baseline Rd.

Los capitanes de los equipos que se reúnen regularmente para discutir los partidos, horarios y amonestaciones, recibieron la visita del Capitán Terry Hastings, jefe de la comisaria en el área del Southwest, quien acompañado de policías y detectives, explicó los procedimientos y normas que su personal debe cumplir en su trabajo.

La reunión fue solicitada por “Don Pepe” ante la idea de los capitanes de realizar una manifestación pública para reclamar mayor vigilancia policial en la zona Southwest y detener las olas de crímenes, robos y balaceras que ocurren a diario en ese barrio de la ciudad, fuertemente poblado por latinos y que residen en trailas, apartamentos y casas unifamiliares. En coordinación con EL LATINO, a la reunión fueron invitados el Capitán Hastings y su personal, y Carlos Macías el Cónsul de Protección del Consulado de México en Little Rock.

La oficial Alma Jiménez explicó que la misión del Departamento de Policía de proteger la vida y la propiedad de las personas que residen en Little Rock, incluyendo naturalmente a la comunidad latina, SIN IMPORTAR SU ESTATUS MIGRATORIO.

Ha habido un considerable incremento en incidentes especialmente en el área del Southwest de la ciudad donde los criminales elijen a los latinos como presa, sabiendo que cargan dinero en efectivo (especialmente los fines de semana después de cobrar su cheque de salario), beben bastante alcohol, y no informan a las autoridades de estos incidentes por miedo a ser detenidos y deportados. Esta situación no debe ser tolerada dijo el Capitán Hastings, y el Departamento de Policía toma esto muy en serio y pide a la comunidad latina que reporte de inmediato todo acto criminal.

La única forma de investigar estos crímenes es cuando son reportados. La comunidad es los ojos y oídos de la policía, porque los oficiales no pueden estar en todas partes todo el tiempo.

Algunos de los presentes, cuestionaron el accionar de la policía cuando se reporta un crimen. El oficial Julio Gil explicó que si el crimen ya ha sido cometido, la llegada del patrullero podrá tardar un poco y en ese caso el oficial preparará el reporte policial para luego pasarlo a los detectives quienes investigarán el hecho. Ahora si el crimen está ocurriendo cuando se reporta el hecho, un oficial será enviado inmediatamente y podrá tomar acción directa contra los delincuentes.

Para llenar un reporte policial, el oficial tiene que ver algún tipo de identificación (matricula consular, licencia de manejar, pasaporte) para asegurarse que escribe los nombres y otros datos correctamente, pero NO para indigar sobre su situación migratoria.

Cuando se reporta un crimen, es importante obtener la mayor cantidad posible de información que ayude a identificar al agresor o a su vehículo:

 

CUANDO DESCRIBA A UNA PERSONA, DETALLE (DE SER POSIBLE) LO SIGUIENTE:

• Raza

• Sexo

• Color de piel

• Edad

• Altura

• Peso

• Complexión

• Color del Cabello

• Tipo de Ropa

• ¿Está armado?

• Hacia donde huyó

 

CUANDO DESCRIBA UN VEHÍCULO, DETALLE (DE SER POSIBLE) LO SIGUIENTE:

• Número de placa

• Color

• Año

• Marca del vehículo

• Número de pasajeros

• Hacia donde se dirigió

 

El oficial Gil también dio como ejemplo los resultados que dan las denuncias, mencionando el caso del mexicano Víctor Rosas, asesinado el sábado 27 de Octubre cerca de la Chicot Rd. Dos días más tarde y gracias a pistas de un informante, los dos asesinos fueron arrestados y acusados de homicidio.

Ante una pregunta sobre los delicuentes presos que salen bajo fianza, Gil respondió que eso ya era cosa del juez, pero que al salir con fianza, los delicuentes son prohibidos de contactar y/o acosar a las victimas y/o testigos. Hacerlo, constitutye otro delito que debe ser reportado de inmediato a la policía para volver a detener al criminal.

Marcos López un residente en la calle Stanton, mencionó que los asaltos, robos y tiroteos son diarios en esa zona y que la policía brilla por su ausencia y solicitó más vigilancia “aunque fuera en bicicleta”. El Capitán Hastings respondió que en Diciembre su comisaria contará con 10 nuevos policías y que eso ayudará a mejorar la vigilancia. Señaló además que tiene 5 funcionarios que hablan español en distintos niveles (oficiales Julio Gil y Alma Jiménez, y los detectives Bobby Martin, Bruce Maxwell y Dana Jackson). Recalcó, que si la gente llama para denunciar un crimen, que ocurrió o que está ocurriendo, la policía llegará respondiendo al llamado y su presencia será notada por los delincuentes.

Además indicó que el Departamento daba clases de vigilancia y protección vecinal a los interesados que podían llamar a Dwight Davis, Neighborhood Watch Coordinator, 501-918-5358, para inscribirse.

Finalmente el cónsul Alejandro Macías, el periodista Michel Leidermann, y el presidente de MexArk, solicitaron a los presentes, compartir esta información y este pedido de colaboración con todos sus jugadores, familiares y amigos, sin miedo a la Migra, y comenzar a colaborar seriamente con la policía para que esta pueda hacer su trabajo y prevenir más crímenes y detener a los culpables.

 

TODOS SE COMPROMETIERON A HACERLO.

ADONDE LLAMAR:

Emergencia: 911

Comisaría Southwest:

6401 Baseline Rd. 501-918-3900

Consulado de México:

3500 S University Ave. 501-372-6933

El Latino: 501-374-0853

noticias
6847383.jpg
BRASIL
La corrupción inflama el último debate antes de las presidenciales de Brasil
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›