Serie: Tesoros de Southwest Little Rock
7791A.jpg
José Cruz, Martha, doña Lucy, María Elena y Carlos Alberto en su nuevo rol de “Restauranteros”

Por Rafael Núñez

Después de 36 años vendiendo comida preparada y 22 años soñando en que algún día lograría abrir su propio restaurante, la señora Lucina Zermeño (mejor conocida por su numerosa clientela como ‘La Señora Lucy’), por fin logró convertir ese largamente anhelado sueño en realidad cuando, el pasado sábado 10 de noviembre abrió sus puertas al público “Lucy’s Mexican Restaurant”, ubicado en el #10310 Chicot Road, en el sector suroeste de la ciudad de Little Rock.

La señora Lucy comentó al respecto: “Jamás me dí por vencida en mi sueño de abrir un restaurante… Es cierto que ese sueño tardó 22 años en cumplírse, pero lo importante es que por fin lo logré, y ahora aquí estamos mis hijos y yo, listos para iniciar esta nueva aventura como pequeños empresarios y restauranteros”.

Aparte de la señora Lucy, el nuevo restaurante es operado por sus hijos Martha, Cruz, Jorge, Carlos, Paco, Iván, y su nuera Mary Lou.

En la región central de Arkansas existen muchos restaurantes dizque mexicanos o ‘Mexican restaurants’. Pero restaurantes que vendan verdadera comida mexicana,… pues realmente son muy, pero muy pocos.

Porque en realidad restaurantes que vendan auténtica comida mexicana como aquella comida casera tan suculenta, tan sabrosa, que hacían nuestras madres, tías y/o abuelas, y que tanto, tanto añoramos, creo que no me equivoco si digo que esos restaurantes los podría contar con los dedos de ambas manos, y al contarlos todos, todavía me sobrarían varios dedos (o sea que no llegan ni a 10).

Y pienso que entre esos 6 o 7 estaría, sin duda alguna, “Lucy’s Mexican Restaurant”. Y la mera verdad es que, a diferencia de muchos restaurantes que abren sus puertas por primera vez, “Lucy’s” no empieza desde cero, ya que por alrededor de 8 años la señora Lucy ha estado ofreciendo en venta sus comidas preparadas desde una fonda que se encuentra en la parte frontal de su hogar, y durante ese periodo se ha ganado un gran número de clientes por ese gran sazón que siempre tienen sus platillos.

 

¿Quién Dice que la Vida Empieza a Declinar Después de los 40 Años?

La señora Lucy, aún a sus 66 años de edad, es una maravilla, un verdadero fenómeno de movilidad física, ya que sigue siendo una persona de muchísima energía, y posee una envidiable facilidad para trabajar muchas horas y con una gran rapidez durante todo el día, algo que ya quisieran poder hacer personas 20, 30, y hasta 40 años más jóvenes que ella. Por si fuera poco, aparte de su enorme talento para cocinar, tiene una voluntad de hierro, mucho tesón y mucha perseverancia, y tal vez estas cualidades son las que más le ayudaron a finalmente lograr abrir su propio restaurante después de más de 20 años de perseguir este logro.

Pero ella dice que todavía hay otra cosa más importante que le permitió lograr hacer su sueño realidad: “El respaldo total, y el gran apoyo que me han brindado mis hijos, siempre, ha significado muchísimo para mí, y por supuesto, también para que se cumpliera este que es mi más anhelado sueño”.

 La Larga y Sinuosa Vereda de la Vida: Su Trayectoria Personal

Lucina Zermeño nació en 1946 en el poblado de San Diego de Alejandría, Jalisco. Ella recuerda que comenzó a enseñarse a cocinar aproximadamente a los 10 años de edad. Luego, a los 30 y tantos años de edad, ya casada y con hijos, empezó a vender tamales, en la calle, en su pueblo natal. Ella dice que fue la pobreza la que la impulsó a empezar a hacer tamales para vender. Duró vendiendo tamales en su pueblo alrededor de 10 años, y fue entonces que la familia se mudó a vivir a Tijuana, Baja California. “Llegamos a Tijuana en 1991, y allí empecé a vender comida desde un puesto o estanquillo ubicado dentro de un tianguis. En aquel entonces vendía gorditas, quesadillas, menudo y tamales”.

Duró vendiendo comida preparada en Tijuana por espacio de 14 años, tras lo cual se regresó a su pueblo natal en Jalisco, y ya estando allí, comenzó una taquería en un cuarto del frente de su casa que acondicionó específicamente para ese propósito. Así pues, nació la taquería “El Quijano”, donde Lucy vendía tacos de cabeza, lengua, bistec, chorizo, carne asada, buche y barbacoa. Luego, hace 7 años, es decir, en el 2005, Lucy arribó a Little Rock siguiendo a varios de sus hijos que ya vivían allí (por cierto, hoy en día la taquería El Quijano sigue funcionando en San Diego de Alejandría, manejada por otro de sus hijos, de nombre Miguel Ángel).

El Principio de un Sueño

“La verdad es que desde que estaba vendiendo comida en Tijuana, durante la década de los 90, empecé a soñar despierta, a hacerme ilusiones, pues, de que algún día lograría abrir mi propio restaurante”, explicó Lucy. Ya en Little Rock desde varios meses atrás, Lucy empezó a vender, a finales del 2005, “puro menudo, y nada más los fines de semana, desde una ‘traila’ sobre la Baseline Road donde en aquel entonces yo vivía”.

Luego, a principios del 2006, comenzó a hacer desayunos y “lonches” a petición de cierto número de hombres trabajadores que estaban solos, sin su familia, viviendo en este sector del suroeste de Little Rock. Estos individuos necesitaban alguien que les cocinara todos los días. “Muchos eran mexicanos, pero también había entre ellos muchos centroamericanos. La verdad es que, desde el principio, mi clientela estaba compuesta por individuos de varios países latinoamericanos”, indicó Lucy.

Finalmente, en 2011, Lucy empezó a pensar seriamente en abrir su propio restaurante. “Cuando nos decidimos a empezar a buscar algún sitio para rentar, al principio, mis hijos y yo no encontrábamos un local adecuado. Así pues, no fue sino hasta el 15 de septiembre del 2012 que encontramos un local vacío, que anteriormente al parecer era una pizzería, y que se hallaba precisamente en el #10310 Chicot Road”.

Y así fue como el 10 de noviembre del 2012 abre sus puertas al público “Lucy’s Mexican Restaurant”

 

El Restaurante y su Menú

Con tres pantallas televisivas estratégicamente distribuidas en diversas partes del local -–que, por cierto, es muy amplio– Lucy’s es un lugar idóneo para presenciar todo tipo de espectáculos deportivos, tales como juegos de futbol o peleas de box.

El menú incluye, entre otras cosas: platillos de menudo (el chico a $6 dólares, el mediano a $8 y el grande a $10); así como también de pozole (mismos precios) de puerco (espinazo, cabeza, o lomo); tacos ($1.50 cada uno) de carne asada, barbacoa, y chicharrón; quesadillas ($4.25, con carne $5); gorditas ($3) de chicharrón, asada, frijoles con chorizo, papas con chorizo, nopales, y barbacoa.

Y no hay que olvidar los desayunos, que incluyen platillos de huevos en todos los estilos acostumbrados, así como también con tocino, jamón, avena, chilaquiles, etc., etc. Y además Lucy’s cuenta con tamales ($1.50 cada uno) de puerco en chile colorado, de pollo en salsa verde, y de rajas con queso (¡mis favoritos!).

Pero en honor a la verdad, el que esto escribe debe mencionar que aunque tengo algunos platillos súper-favoritos entre toda la comida que prepara la señora Lucy (como por ejemplo, el gran pozole de puerco, que siempre está, literalmente, como para chuparse los dedos; asimismo, las gorditas, y los taquitos de chorizo), la mera, mera verdad es que toda la comida de “Lucy’s” es sabrosísima, llena de ese gran, súper-casero sazón incomparable que le da doña Lucy a todos los platillos que prepara con sus mágicas manos.

Por otro lado, la señora Lucy informó además que el menú incluirá también un platillo especial distinto cada día, como por ejemplo, mole poblano, enchiladas, caldo de mariscos, pescado a la plancha, etc., etc. Por lo pronto, hasta nuevo aviso, “Lucy’s” estará abierto los siete días de la semana, de 7 a.m. a 10 p.m. Si usted desea más información sobre Lucy’s, o si desea ordenar comida para llevar, el teléfono es (501) 951-0423.

 

noticias
8408285.jpg
COLOMBIA
Latinoamérica respalda unánimemente el valiente giro de EE.UU. y Cuba
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›