Messi con 76 goles supera el récord de Pelé
7796A.jpg
Lionel Messi

El delantero argentino Lionel “La Pulga” Messi, con los dos goles que marcó el domingo 11 a los minutos 44 y 70, llegó a 76 anotaciones en el 2012 y superó el récord del brasileño Edson Arantes do Nascimento “Pelé”, quien en 1958 logró 75 anotando 66 con el Santos y 9 con la “verdeamarela”.

El domingo, el argentino nuevamente fue pieza clave en el Barcelona, que goleó 4-2 a Mallorca para seguir con su arrollador inicio en la Liga de España.

Con sus 64 dianas en el conjunto culé y 12 con la selección de Argentina en este año, la “Pulga”ha conseguido 76 goles, con lo cual superó los 75 de Pelé,

Todavía con diez partidos por disputar en este año, entre Liga, Copa y Champions, “La Pulga” buscará superar el mítico récord del alemán Gerd Muller, que en 1975 con el Bayern Munich y la selección teutona, marcó 85 goles.

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /