Celebrando el Día de Acción de Gracias
7806A.jpg

Este próximo jueves 22 de Noviembre, se celebra en Estados Unidos el día de Acción de Gracias, una de las fiestas más tradicionales en la cultura Americana. Resulta que mucha gente ha escuchando hablar de esta fiesta a través de los años, pero nunca ha sabido muy bien cuándo y como es y porque se celebra.

Su origen probablemente deriva de las fiestas de cosecha, tradicionales en muchas partes del mundo.

Pero en los Estados Unidos, en 1621, después de que los originarios colonos cristianos que sobrevivieron su primer invierno en Plymouth Rock (actual Massachussets) recogieran su primera cosecha gracias a la ayuda de los indígenas de la zona, la tribu Wampanoag, el gobernador William Bradford proclamó un día de acción de gracias y de oración, con todos los colonos e invitando a los indígenas.

Sucesivamente se impuso en Nueva Inglaterra la costumbre de celebrar una vez al año la acción de gracias después de la cosecha.

No fue hasta el año 1863 que el presidente Abraham Lincoln designó oficial el día de Acción de Gracias en todo el país, y en la actualidad se celebra el cuarto jueves de Noviembre.

La fiesta es el equivalente al Festival de otoño de otros países y tradicionalmente se prepara un pavo asado relleno con migas y salvia, salsa de arándanos, vainitas, puré de papas, calabazas, batatas, y maíz.

Es ocasión para que la familia se reúna, con una importancia similar a la de la Fiesta de Navidad. Es un día para compartir con familia y amigos, dar gracias por tantas cosas bellas que la vida nos regala a diario, por tantas bendiciones, por lo bueno y por lo malo también porque de esto aprendemos.

¡Muchas felicidades a todos en el Día de Acción de Gracias!

El pavo es el plato típico en Thanksgiving aunque historiadores dicen que los nativos usaban el término “pavo” para cualquier clase de ave silvestre. Aquí le damos una receta de pavo con sabor latino para que esta fiesta típica estadounidense pueda ser compartida también por nuestra comunidad con ese saborcito tan especial que sabemos darle a nuestras comidas.

Pavo a la mexicana

Ingredientes

Para el pavo:

• 1 pavo de 12 ó 16 libras

• 2 onzas de ajo

• 6 onzas de aceite vegetal

• 1 onza de sal de grano

 Para la salsa de adobo:

• 1/2 libra de chile ancho

• 1/2 libra de chile guajillo

• 1/2 onza de chile de árbol

• 1 onza de ajo

• 1 onza de sal de grano

• 36 onzas de cerveza clara

• 2 tazas de agua

Para el relleno:

• 2 libras de zanahoria

• 2 libras de papas

• 1 libra de chorizo

• 1/2 onza de sal de grano

• 2 tazas de salsa de adobo

Preparación

El pavo:

Descongelar totalmente. Moler el ajo y mezclarlo con el aceite vegetal y la sal. Con esta mezcla se adoba el pavo completamente por fuera y por dentro.

La Salsa de adobo:

Limpiar los tres tipos de chiles quitándoles las semillas y el tallo. Hervirlos en un galón de agua 8 ó 10 minutos. Sacarlos y dejarlos enfriar. Licuar los chiles, el ajo, la sal, la cerveza y el agua.

El relleno:

Pelar las papas y las zanahorias. Córtalas en pedazos de 1/4 de pulgada y hervirlas 4 ó 6 minutos. Es importante que los vegetales queden a medio cocer solamente. Colar los vegetales, ponerlos en un recipiente y añadir la sal, el chorizo en trocitos y la salsa de adobo. Mezclar los ingredientes, rellenar el pavo completamente, amarrar las piernas del pavo con un cordón de cocina y adobar ligeramente con el resto de la salsa de adobo. Poner el pavo en el horno a 250 grados Fahrenheit y hornear por 1/2 hora por cada libra de peso. Para evitar que se reseque, cada 2 horas adobar el pavo ligeramente con una brocha o cuchara. Media hora antes de que el pavo esté listo para servir, subir la temperatura a 300 grados Fahrenheit y dorar.

Edición de esta semana
ANA CLAUDIA AGUAYO RELATA SU ASOMBROSA EXPERIENCIA DE REENCONTRAR A MÉXICO 
Mi primera impresión Mi reencuentro con México fue una experiencia increíble. En mis 19 años de vivir en Estados Unidos (llegué cuando tenía sólo 8 años), vivía anhelando la idea de regresar a mi tierra natal. Gracias a un nuevo programa de la Fundación U.S.–México, la Secretaria de Relaciones en el Exterior y del Consulado de Arkansas, mi sueño anhelado se hizo realidad. Finalmente conocería a mi patria, su bella cultura, su agridulce historia, y su potencial. / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Los programas de varios países latinoamericanos para enviar más estudiantes a las universidades de EEUU, están empezando a dar frutos, aún cuando el número de estudiantes de América Latina en las universidades estadounidenses sigue estando muy por debajo del de China, India, Corea del Sur e incluso Vietnam.   / ver más /