Latinos en accidente de tráfico en la I-430
7808A.jpg

Un hombre de Little Rock murió y otro resultó herido en la madrugada del sábado 17 en un accidente de un solo vehículo en la carretera interestatal 430 en Little Rock, según un informe preliminar de la Policía del Estado de Arkansas.

Cerca de las 12:25a.m., José Nicolás Morales, de 24 años, conducía hacia el sur por la carretera interestatal 430 a poca distancia de la salida Stagecoach Road, cuando su Honda Accord 1992 se salió de la carretera y chocó contra un árbol, indica el informe.

El coche se volcó y Nicolás y su pasajero Marcos D. Morales Ruiz, de 27 años, salieron despedidos.

José Nicolás murió de las heridas sufridas en el accidente y Marcos fue llevado al Baptist Health Medical Center y su condición la noche sábado, no se dio a conocer

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /