Invitación a Programa de Televisión:

El próximo 5 de diciembre en los estudios de televisión de AETN, se grabará un nuevo programa de EL LATINO, esta vez enfocado en el matonaje y discriminación contra alumnos latinos en las escuelas de Little Rock.

Estamos invitando a padres y sus hijos para que participen en el programa denunciando las irregularidades que sufren personalmente y emplazando al distrito escolar para solucionar estos graves problemas.

Los interesados en participar deben contactar a la brevedad posible a Michel Leidermann, Director de EL LATINO al 501-374-0843 o: el-latino@arktimes.com.

De antemano muchas gracias por considerar denunciar estos atropellos contra nuestros niños y ayudar a encontrar soluciones por parte de las autoridades escolares.

Si usted no se ha visto afectado pero conoce a alguien que lo ha estado, favor de hacerle llegar esta invitación.

SI SE PUEDE

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /