Aprueban “Acción Diferida” para 53.273 jóvenes indocumentados
7816A.jpg

Miles de jóvenes indocumentados han aprovechado la opción de la Acción Diferida (DACA) para quedarse y trabajar en los Estados Unidos. El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) dijo el viernes 16 que ya ha aprobado 53.273 solicitudes en el marco del programa que se inició en agosto de no deportar a inmigrantes ilegales calificados y que llegaron al país cuando eran niños.

En total, se han recibido más de 300.000 solicitudes que se recibe a un ritmo de 4.827 al día. La mayoría es todavía objeto de examen por las autoridades inmigratorias. México es el principal país de origen de los solicitantes. California es el Estado donde reside la mayoría y le siguen Texas y Nueva York.

La estimación inicial era de 1 millón 200 mil jóvenes que pudieran calificar para obtener la Acción Diferida.

Al consulado de México de Little Rock siguen llegando candidatos a la Acción Diferida para obtener su pasaporte (una media de 30 diarios) y así cumplir con uno de los varios documentos requeridos en la tramitación.

Según informó a EL LATINO e abogado Guillermo Hernández, ya se han recibido de parte de USCIS varias aprobaciones DACA en Arkansas Central y la mayoría, si no todas, no han tenido ningún problema para obtener su licencia de conducir. Estos son los documentos que deben presentarse:

1. I.D. con fotografía (La mayoría de ellos han mostrado su pasaporte o una identificación de la escuela)

2. Tarjeta EAD (Documento de Autorización de Empleo)

3. Tarjeta de Seguro Social

4. Prueba de que han pasado el examen de conducir.

Las licencias fueren emitidas en Little Rock, Conway, Lonoke, Pine Bluff, Searcy, Hot Springs, y Arkadelphia entre otros lugares.

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /