Al menos 74 periodistas asesinados en Latinoamérica en tres años

Al menos 74 periodistas han sido asesinados en los últimos tres años en Latinoamérica, 49 de ellos en Honduras (25) y México (24), los dos países más peligrosos para el ejercicio del periodismo en la región, reveló el estudio ‘Rostros y rastros de la libertad de expresión en Latinoamérica y el Caribe’, presentado por IFEX-ALC, una red de organizaciones que defienden la libertad de prensa en la región.

El informe señala que en el mismo periodo han sido asesinados 9 comunicadores en Brasil, 7 en Ecuador, 3 en Perú y otros 3 en Colombia, 2 en Guatemala y uno en Argentina.

La presencia del crimen organizado, la intolerancia de los poderes públicos, la violencia sexual, entre otras realidades de América Latina, son amenazas comunes la integridad de los periodistas, explicó IFEX-ALC

Según la IFEX-ALC, no menos grave que los 74 homicidios, es el hecho de que en sólo ocho de estos casos los autores materiales o intelectuales han sido condenados.

“Es entonces necesario revertir la cultura de impunidad y tomar en serio el derecho a la justicia. El propósito del informe es promover una reflexión en los Estados a la espera de que estos aportes se traduzcan en acciones”, agrega el informe.

IFEX-ALC destacó que, en la actualidad, 431 periodistas se encuentran amenazados de muerte en América Latina. Sólo en Colombia, 135 comunicadores han sido intimidados por su labor.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /