Recordando el ataque sorpresa a Pearl Harbour
7851A.jpg

El ataque sorpresa a la base naval Pearl Harbor en la isla de Oahu en Hawái, en la mañana del 7 de diciembre de 1941, fue dirigido contra la Flota del Pacífico de la Armada de los Estados Unidos y las fuerzas aéreas que defendían la zona y fue realizado por 353 aviones nipones que incluían cazas de combate, bombarderos y torpederos que despegaron de seis portaaviones en alta mar. Los japoneses perdieron 64 militares.

El almirante Isoroku Yamamoto planeó el ataque como el inicio de la Campaña del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial. El objetivo del ataque era neutralizar la flota estadunidense por un largo período, con el objetivo de ocupar las colonias occidentales en el sudeste de Asia, para poder romper el embargo económico al que Japón estaba siendo sometido desde el año anterior. Una vez debilitados los Estados Unidos militarmente, Japón buscaría negociar la paz con condiciones favorables. El Alto Mando japonés deseaba evitar una guerra larga, pero aunque el Imperio Japonés salió victorioso en el ataque sorpresa, no logró obtener una victoria decisiva.

El ataque destruyó 13 buques de guerra y 188 aeronaves, y mató a 2.403 militares y 68 ciudadanos estadounidenses. Sin embargo, los tres portaaviones estadounidenses de la Flota del Pacífico no estaban en el puerto y por lo tanto no fueron atacados. La flota estadounidense en el Pacífico tardó en recuperarse entre seis meses y un año. Los japoneses perdieron 64 militares.

Sin embargo, esta agresión galvanizó al pueblo norteamericano y el presidente Franklin D. Roosevelt consiguió que al día siguiente, el 8 de diciembre de 1941, el Congreso aprobara la declaración de guerra contra Japón.

La falta de previsión de las autoridades militares estadunidenses ante un eventual ataque provocó duras críticas en aquel momento. E, incluso, algunos historiadores han sugerido que el presidente Roosevelt conocía el ataque y no hizo nada por impedirlo para así meter a Estados Unidos en la guerra. La mayoría piensa actualmente que, si bien los militares norteamericanos eran conscientes de la probabilidad de un ataque japonés, no sabían con exactitud el cuándo y el dónde.

 

Edición de esta semana
EL BARRIO SUDOESTE DE LITTLE ROCK OFRECE MÁS SERVICIOS PARA LA COMUNIDAD  LATINA
Por Michel Leidermann
La oficina del Censo de los EE.UU. actualizó los resultados del censo 2010, el pasado 1 de julio y anuncio que la población de Arkansas llegó a 2,988,248 personas de las cuales 7.2% eran latinas o de origen latino lo que se traduce en 215.000 latinos en Arkansas. Este número, aunque más ajustado a la realidad, tampoco representa en opinión de muchos, un número real pues estiman que la realidad está más cercana a los 230.000.   / ver más /
Por Michel Leidermann El pasado jueves 16, EL LATINO asistió a la segunda junta de un grupo de propietarios de los terrenos ubicados en Krestridge Estates de Mabelvale en el condado de Saline, y que fueron estafados por el dueño original de los mismos, Kenny Harper, quien desapareció con el dinero que algunos propietarios le pagaron y tampoco pagó su hipoteca al Banco Arvest que le prestó el dinero original para comprar la propiedad, valorada en unos $100 mil y que incluye unos 100 lotes de terrenos. Aproximadamente la mitad de ellos ya tienen casas construidas   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Donald Trump, ha estado en el cargo de presidente por sólo 5 semanas y ya ha causado graves daños a la relación de EE.UU. con México, un país vecino, amigo y socio. Los mexicanos, y tal vez también los americanos, ven al nuevo mandatario, ofender, hostigar y chantajear a México que, junto con Canadá, ha sido su estrecho aliado económico y político. Desde el comienzo de su campaña política hasta el comienzo de su presidencia, Trump ha calumniado a los mexicanos llamándolos violadores, criminales e indeseables. Ese es el trasfondo de la actual y tensa relación entre los dos gobiernos.   / ver más /