¿Que atrajo a las urnas a los votantes de Arkansas
Por Michel Leidermann
7852A.jpg

Votación en el estado sigue bajando a sólo 66,8%

El número de residentes de Arkansas que votaron cayó entre las elecciones presidenciales de 2012 y 2008, a pesar de que la población aumentó en el estado. El número de personas que están inscritas para votar también se redujo.

Según el Secretario de Estado de Arkansas, 1,6 millones de los 2,23 millones de residentes del estado de más de 18 años de edad están inscritos para votar. De los inscritos, 1,07 millones, o el 66,8% fue a las urnas.

El porcentaje de residentes de Arkansas que votaron en la carrera presidencial de 2012 fue de 10 puntos porcentuales menos que hace 20 años, durante la campaña de Bill Clinton para su primer mandato en 1992.

En el 92, la candidatura de Clinton motivó a los electores de Arkansas en un sentido positivo, y este año la candidatura de Obama los motivó en un sentido negativo y ese sentimiento anti-Obama en el estado, fue lo que probablemente llevó a más personas a votar.

Romney recibió 645.489 votos en Arkansas, el 60,56 % y Obama recibió 393.197 votos, o el 36,89 %.

Debido a los límites geográficos de los distritos electorales fueron rediseñados después del Censo 2010, cada escaño de la Cámara y el Senado fue a la reelección este año, y los republicanos ganaron más esos asientos que nunca.

Los republicanos ganaron la mayoría de los escaños en ambas cámaras legislativas estatales, por primera vez desde poco después de la Guerra Civil.

El condado de Izard tuvo el mayor índice de participación con 77,3%.

Los condados con menor votación fueron: Clay 56,36% Craighead 56,7 %; y White 56,78%.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /