Diciembre 8: Inmaculada Concepción
7853A.jpg

La Inmaculada Concepción de María es el dogma de fe que declara que por una gracia singular de Dios, María fue preservada de todo pecado, desde su concepción. 

La doctrina reafirma con la expresión “llena eres de gracia” (Gratia Plena) contenida en el saludo del arcángel Gabriel (Lc. 1,28), y recogida en la oración del Ave María, este aspecto de ser libre de pecado por la gracia de Dios.

La Iglesia Católica contempla la posición especial de María por ser madre de Cristo, y sostiene que Dios preservó a María libre de todo pecado y, aún más, libre de toda mancha o efecto del pecado original, que había de transmitirse a todos los hombres por ser descendientes de Adán y Eva, en atención a que iba a ser la madre de Jesús, que es también Dios.

La Concepción es el momento en el cual Dios crea el alma y la infunde en la materia orgánica procedente de los padres. La concepción es el momento en que comienza la vida humana.

Cuando se habla del dogma de la Inmaculada Concepción no nos referimos a la concepción de Jesús quién, claro está, también fue concebido sin pecado. El dogma declara que María quedó preservada de toda carencia de gracia santificante desde que fue concebida en el vientre de su madre Santa Ana. Es decir María es la “llena de gracia” desde su concepción. 

La Biblia no menciona explícitamente el dogma de la Inmaculada Concepción, como tampoco menciona explícitamente muchas otras doctrinas que la Iglesia recibió de los Apóstoles. 

La palabra “Trinidad”, por ejemplo, no aparece en la Biblia. Pero la Inmaculada Concepción se deduce de la Biblia cuando ésta se interpreta correctamente a la luz de la Tradición Apostólica.

En el siglo IX se introdujo en Occidente la fiesta de la Concepción de María, primero en Nápoles y luego en Inglaterra.

El Papa Sixto IV, en 1483, casi 4 siglos antes del dogma, había extendido la fiesta de la Concepción Inmaculada de María a toda la Iglesia de Occidente.

El dogma de la Inmaculada Concepción, también conocido como Purísima Concepción está en la bula Ineffabilis Deus proclamada por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854.

La doctrina de la Inmaculada Concepción no es aceptada por los miembros de las iglesias protestantes quienes la rechazan ya que no consideran que la doctrina de la Inmaculada Concepción, no se enseña en la Biblia. Los protestantes argumentan que si Jesús necesitó de un vientre sin pecado para nacer sin pecado, también Dios tuvo que haber intervenido en la concepción de la madre de María, en su abuela, y así sucesivamente a lo largo del tiempo. 

La respuesta del catolicismo es que sólo María tenía que mantenerse libre de pecado pues ella iba a concebir directamente a Cristo, mientras que sus ancestros no. Es decir, que Cristo sí necesitó de un vientre sin pecado, pero María no.

 

Edición de esta semana
FESTEJANDO EL CINCO DE MAYO
Por Michel Leidermann
MEXICANOS Y LATINOS CONTINÚAN CELEBRANDO EL TRIUNFO MILITAR DE 1862  Por Michel Leidermann Si bien la Batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862, no fue una batalla decisiva en los planes del emperador francés Napoleón III de invadir México, y después a todo Latinoamérica, el triunfo de las fuerzas mexicanas al mando del general Ignacio Zaragoza el 5 de mayo de 1862, fue un estímulo importante que fortaleció la moral de los combatientes y sirvió para consolidar la unidad nacional mexicana. / ver más /
La historia del Cinco de Mayo tiene sus raíces en la Ocupación Francesa de México. Esta tomó forma en la etapa posterior a la Guerra México-Estados Unidos de 1846-48. Con la Ocupación, México entró en un período de crisis nacional por años, no sólo de lucha contra los norteamericanos, sino de Guerra Civil, que dejaron a México devastado y en bancarrota.   / ver más /
Puede resultar ilógico, pero es verdad: “La Batalla de Puebla” o del “Cinco de Mayo” de 1862, es celebrado mayormente en los Estados Unidos y no tanto en México, con fiestas, concursos, mariachi, bailes y otras actividades celebratorias.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Algunos consideran que anunciar una candidatura presidencial en marzo 2019 para la elección en noviembre 2020, es un algo prematuro. Y estarían correctas en denunciar esas campañas excesivamente largas y costosas.   / ver más /