MORELIA ES EL CAMPEÓN DE LA 2da. DIVISIÓN DE LA LIGA MEXARK
Por Rafael Nuñez
7862A.jpg

Por Rafael Núñez

Cuando terminó la temporada regular de la Liga MexArk el pasado 11 de noviembre, el Morelia quedó en el quinto lugar de la tabla de posiciones, y la verdad es que casi nadie apuntaba a esta escuadra como uno de los favoritos para llevarse el campeonato.

Es más, la mayoría de la gente pensaba que Morelia saldría de la liguilla a las primeras de cambio, es decir, que perdería en su partido de cuartos de final. Así pues, la gran mayoría de los aficionados no daba ni tres cacahuates por la posibilidad de que el Morelia llegara a semifinales, y mucho menos que alcanzara la gran final.

Así pues, las tres victorias del Morelia para adjudicarse la corona de la Segunda División de la Liga MexArk, sorprendieron a muchos, y la verdad es que no fue nada fácil. Pero durante la liguilla, Morelia fue calladamente escalando peldaños: en su partido de cuartos de final venció al equipo Baseline F.C. (que terminó la temporada regular en cuarto lugar, o sea, un escalón por arriba del Morelia) por el sorprendente y escandaloso marcador de 6-0.

Luego, en semifinales, se enfrentó al Real Cañas, el equipo que terminó la temporada regular en el primer lugar de la 2da. División. Todo mundo pensaba que allí terminaría la liguilla para el Morelia. Pero no, el Morelia se alzó con la victoria ante el Real Cañas por marcador de 2 a 1.

Y el pasado domingo 2 de diciembre, en el partido de la gran final, Morelia volvió a sorprender a propios y extraños al vencer al equipo Gladiadores (que terminó la temporada regular en tercer lugar) por marcador de 2 a 1.

El partido de la Gran Final de la segunda división empezó con dominio alterno por parte de las dos escuadras, pero desde el inicio el Morelia mostraba mayor vocación ofensiva y también mayor facilidad para hilvanar jugadas que terminaban en la línea de fondo, ya sea con un tiro a gol o con un centro al área desde una u otra banda.

Así llegó el minuto 18, cuando el equipo Gladiadores se puso al frente por conducto de Juan Carlos Peña (#12). Marcador: Gladiadores 1, Morelia 0.

Pero el conjunto morelense jamás bajó las manos y siguió peleando con todo. Con el paso de los minutos, se comenzó a notar que Morelia paulatinamente empezaba a mostrar mayor fluidez en todas sus líneas, mientras que su rival, Gladiadores, dependía más de intermitentes, pero no muy frecuentes, descolgadas para generar peligro en el arco rival.

Luego, al minuto 26, un defensa del Gladiadores le metió zancadilla a un delantero del Morelia y el árbitro atinadamente marcó penalti. El encargado de cobrar el tiro penal fue Erick Cunil (#7) del Morelia, quien venció al portero sin mayores problemas con un tiro fuerte y de buena colocación que dejó al cancerbero gladiador sin oportunidad.

Seis minutos más tarde, o sea, al minuto 32, el Morelia se encaminó hacia la victoria cuando encontró su segundo gol por conducto de Jimmy Trujillo (#8), quien anotó el 2-1 por medio de un contrarremate desde los linderos del área grande, por costado izquierdo, luego de un rechace de la defensa gladiadora. Trujillo venció al arquero rival con un tiro raso y cruzado a segundo poste.

El segundo tiempo de este encuentro inició con juego abierto con constantes llegadas a ambas porterías.

Pese a que el juego siguió siendo de ida y vuelta, con el paso de los minutos el Morelia comenzó a ejercer mayor dominio sobre el terreno de juego y la posesión del balón, incluso llegando a encerrar a Gladiadores en su propia mitad del campo por espacio de entre 5 y 10 minutos consecutivos, tras lo cual repentinamente el Gladiadores se quitaba el acoso de su rival mediante relampagueantes contragolpes.

Sin embargo, después de estas esporádicas descolgadas del Gladiadores, el Morelia volvía a cercar a su rival en su propio terreno, y entonces de nuevo empezaba el acoso sobre la meta gladiadora. Durante estos lapsos de encierro en su propia mitad, la línea defensiva de Gladiadores comenzaba a mostrar, cada vez más y más, cierto desconcierto, con despejas a cualquier parte y/o pases apresurados, que invariablemente terminaban en la pérdida de la posesión del balón y, por ende, la intensificación del acoso ofensivo por parte del Morelia.

Pero Gladiadores, mediante las ya mencionadas descolgadas, también seguía teniendo llegadas a meta, especialmente por conducto de su #12, quien con buena dosis de velocidad y un control de balón envidiable, ya que siempre llevaba el esférico pegado al pie, empezó a generar una serie de coladas por costado derecho que culminaban en certeros tiros al marco rival y que, de no haber sido por dos espectaculares lances salvadores del portero del Morelia, se hubiesen emparejado los cartones del marcador y luego, porque no, hasta tal vez le hubieran dado la voltereta a este encuentro.

Ya para mediados de la segundo mitad, el partido se fue cerrando, y regresó el dominio alterno y el forcejeo en media cancha, que es precisamente como había comenzado este encuentro. Luego el partido se convirtió un duelo de poder a poder: por un lado la fuerza a raja tabla y la potencia física del Gladiadores, y por el otro lado la mayor velocidad de conjunto y la mayor fluidez entre sus líneas por parte del Morelia.

La segunda mitad llegó y se fue sin goles, y así, el Morelia se coronó campeón por marcador final de 2 a 1.

noticias
6521299.jpg
EEUU
EE.UU. pide a israelíes y palestinos no desaprovechar alto el fuego de 72 horas