Vigilia en protesta Little Rock por el tratamiento a indocumentados
7867A.jpg

Latinos sufren en los peores 10 centros de detención del país

Por Michel Leidermann

 Cerca de 80 personas acudieron el domingo 9 de diciembre por la tarde para reclamar contra la política federal de detención de inmigrantes y exigir el cierre de algunas centro donde las condiciones son deplorables y a los detenidos no se les respeta el debido proceso legal.

El grupo encendió velas y cantó sobre las gradas de la entrada de la Iglesia católica San Eduardo en el centro de Little Rock solidarizándose en contra de una cruel práctica de encarcelamiento sin límites de los inmigrantes que son a menudo sujetos a condiciones de inhumanas trabajo.

Los defensores de los derechos de los inmigrantes de Arkansas se unen a otros grupos nacionales para instar al presidente Obama para “denunciar y cerrar” (Expose and Close) todos los centros de detención y cumplir con su promesa de 2009 de una reforma del sistema de detención de inmigrantes no autorizados.

Debido a la falta de las reformas prometidas, las organizaciones en Arkansas y en todo el país han enviado el 28 de noviembre, una carta abierta al Presidente Obama, pidiendo que se cierren inmediatamente 10 de los peores centros de detención de inmigrantes, identificados por la Red de Vigilancia de Detenidos DWN (Detention Watch Network), una coalición nacional de organizaciones religiosas, de derechos civiles y humanos, y de inmigrantes. Más de 300 grupos firmaron la carta de DWN.

En los 10 peores centros, la gente ha reportado la falta de servicios médicos, la falta de acceso a la recreación al aire libre, la luz solar y aire fresco, una dieta inadecuada, el uso del aislamiento como castigo, y la extraordinaria dificultad impuesta a las familias que viajan con frecuencia cientos de millas con gran costo, para visitar a sus seres queridos que se encuentran detenidos.

A menudo, los detenidos no hacen denuncias por temor a las represalias de los guardias y el resultado negativo de sus apelaciones judiciales. Más de 400.000 inmigrantes son detenidos cada año, costando a los contribuyentes $ 2 mil millones anuales.

Si bien ninguna de estas 10 instalaciones se encuentran en Arkansas, los inmigrantes detenidos en el Estado son regularmente trasladados a centros fuera del estado. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) sin embargo, mantiene a estos inmigrantes en el Centro de Detención del Condado de Sebastian, la cárcel del condado de Miller, y en el Departamento de Policía de Lonoke. Eso no disminuye la necesidad de llamar la atención sobre un sistema que no tiene personal que rinda cuentas y que roba la dignidad humana básica y los derechos legales de los detenidos.

“Estos individuos detenidos por oficiales federales de inmigración son vecinos, empresarios, entrenadores de fútbol, trabajadores, padres, madres y niños. Este sistema de detención de inmigrantes está plagado de problemas ...” dijo la activista Sara Mullally quien junto con el Padre Jason Tyler de la Iglesia de San Eduardo y Dee Ann Newell deVoces por los Niños Dejados Atrás de de Arkansas (Voices for the Children Left Behind), hablaron a los asistentes.

Ningún representante de ICE estuvo presente en la vigilia.

Una manifestación similar está prevista para el 21 de diciembre en el Worker Justice Center de Springdale en el noreste de Arkansas.

Informes detallados sobre cada centro están disponibles en: http://www.DetentionWatchNetwork.org/ExposeAndClose.

noticias
7612448.jpg
CHILE
Chile y Perú destacan los estrechos lazos económicos entre ambos países