Árbitros de la liga MexArk tienen destacada actuación
7884A.jpg
Árbitros de la final 2a división: Nelson Galeano (AR2), Rigoberto Chávez (4to official),Ismael Vásquez (árbitro central), y Alfredo Martínez (AR2)

No es fácil ser árbitro de fútbol en especial cuando las emociones de los jugadores y porristas van más allá del respeto a los nazarenos con insultos varios y recuerdos a sus familiares.

El Club MexArk ASSA está formando nuevos árbitros y el próximo curso en español está planeado para el 15 y 16 de Diciembre en los campos de Otter Creek en el siguiente horario Sabado 15 de 8 AM a 5 PM y Domingo 8 AM a 4 PM.

Los interesados en completar su certificación como árbitros oficiales, deben comunicarse con Rigoberto Chavez al 551-2669 o al correo electrónico: rigo_chavez@hotmail.com.

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /