Llegaron 6 millones de peregrinos a la Basílica de Guadalupe
7899A.jpg

Más de 6 millones de peregrinos llegaron entre el martes 11 y el jueves 13 a la capital mexicana con motivo de la peregrinación anual ante la Virgen de Guadalupe, patrona de América Latina.

La cifra de peregrinos la conformaban en su mayor parte mexicanos que acuden desde distintas partes del país, pero también pequeños grupos procedentes de Centro y Sudamérica.

Unos 20 mil policías, cinco helicópteros y ocho puestos de atención de emergencia fueron dispuestos para atender cualquier situación extraordinaria durante la masiva peregrinación.

Las celebraciones de la fiesta anual de la Virgen de Guadalupe son consideradas la mayor concentración de católicos que se hace en el mundo en un mismo lugar de peregrinación, según la arquidiócesis de Ciudad de México.

En Ciudad de México, cientos de peregrinos pasaron la noche en los alrededores de la basílica en improvisados campamentos, mientras unos grupos de voluntarios repartían comida y bebidas calientes.

La peregrinación en México incluyó a cerca de 6.000 jóvenes roqueros que, con vestimentas y peinados punk, celebraron un improvisado concierto bajo el lema “La vida es un milagro”.

La conmemoración de la que, según marca la tradición, fue la aparición de la virgen hace 481 años al indígena Juan Diego al pie del cerro del Tepeyac, donde se adoraba a una deidad indígena.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /