Explosión de diabetes en EEUU en los últimos 15 años
7906A.jpg

El número de personas adultas que padecen diabetes explotó en EEUU desde 1995, con un aumento del 50% de los casos en 42 Estados y del 100% en otros 18.

“Geográficamente, hemos visto el mayor aumento de diabetes en el Sur, seguido por el oeste, el centro-oeste y el noreste”, señalaron los Centros Federales para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Los estados que registraron los mayores aumentos, ubicados en el sur de EEUU, son Oklahoma (226%), Georgia (145%) y Alabama (140%).

Por otra parte, Kentucky, ubicado en el centro, y Washington, situado en el noroeste, también experimentaron dramáticos aumentos de los casos, correspondientes al 158% y 135% respectivamente.

“Estas tasas seguirán aumentado sin políticas efectivas para una mayor prevención de la diabetes y la obesidad, que es a menudo la causa. Más de un tercio de los adultos estadounidenses son obesos” aseguraron los CDC.

La diabetes tipo 2, que representa entre el 90% y 95% de los casos de EEUU, podría prevenirse con cambios en el estilo de vida, tales como el aumento de la actividad física y una dieta saludable.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /