Festejando el Día de los Reyes Magos
7915A.jpg

Cada 6 de Enero, se recuerda la llegada de unos Magos que venían de Oriente buscando al Niño Dios que acababa de nacer. Se asume que eran “sabios” o astrónomos, llamados en aquella época como “magos”, porque venían siguiendo una estrella (conocida como la estrella de Belén) que presagiaba la llegada del nuevo rey.

Los Reyes Magos son personajes de la cultura popular, cuya función principal es fijarse en el comportamiento de los niños y traerles regalos.

Tienen su “origen” en la Biblia, concretamente en el Evangelio de Mateo, que es la única fuente que los menciona. Como venían con regalos, la tradición los describe como reyes bondadosos asignándoles un nombre y rasgos específicos a cada uno:

- Melchor: Un anciano blanco con barbas blancas. Su regalo para el niño Jesús fue oro, representando su naturaleza real.

- Gaspar: Joven moreno. Su regalo fue el incienso, que representa la naturaleza divina de Jesús.

- Baltasar: De raza negra. Su regalo a Jesús fue mirra, que representa su sufrimiento y muerte futura.

Es por eso que este día recordando los regalos que los Reyes Magos llevaron al Niño Jesús, se acostumbra darles regalos a los niños.

En muchos lugares los niños tienen la costumbre de mandar cartas a los Reyes Magos donde les cuentan lo bien que se han portado durante el año, y les piden los obsequios que quieren recibir el día de Reyes.

Esta carta la ponen los niños junto con uno de sus zapatos, ya sea debajo del árbol de Navidad o a un lado del Nacimiento. Muchos niños prefieren atarla con un cordón a un globo y lanzarla al aire a fin de que su carta llegue al cielo junto a los Reyes Magos.

En algunas ciudades se acostumbra hacer un desfile de Reyes, con carros alegóricos adornados especialmente para los niños, con muchos colores, música, payasos, gente disfrazada y los Tres Reyes Magos quienes van repartiendo obsequios o dulces a los niños.

También es una tradición cortar la “Rosca de Reyes” que es un pan en forma de guirnalda grande y cubierta con frutas cristalizadas y azúcar, pero adentro hay una figurita de cerámica que representa al Niño Jesús. La persona a la que le toque el pedazo de la rosca con la figurita, tiene que ser el Padrino o la Madrina del Niño Jesús en el Día de la Candelaria, el 2 de Febrero, fiesta popular (con atole y tamales) celebrada por los católicos, en honor a la Virgen de Candelaria, aparecida en Tenerife (Islas Canarias) a principios del siglo XV.

 

La Candelaria

El día de la Candelaria es el día de la Luz, el día de la Purificación. Ese día se recoge el Nacimiento con una fiesta organizada por la persona que se sacó el Niño Jesús en la Rosca de Reyes. Dicha persona es responsable por hacerle el Ropón al Niño Jesús. Se acostumbra a celebrar ese día con una cena con Tamales.

 

Leyenda de los Reyes Magos

La tradición cuenta que vinieron de Oriente, y que iban guiándose por una estrella que les condujo hasta Belén.

Antes de llegar, encontraron al gobernador Herodes el Grande en la ciudad de Jerusalén, quien astutamente les conminó a que, de regreso, hablaran con él para darle noticia del sitio exacto donde se encontraba dicho niño; y, así, poder ir él también a adorarle. (En realidad, lo que quería era darle muerte, por eso ordenó la matanza de Los Inocentes).

La historia cuenta cómo un ángel se apareció a los tres Reyes Magos y les advirtió del peligro que corría Jesús si ellos obedecían el deseo de Herodes. Así pues, no volvieron por el mismo sitio. Parece ser que, sólo por el hecho de que el relato evangélico indicara que trajeron tres dones (oro, incienso y mirra), se dio por sentado que eran tres los personajes que los traían. Aunque también en algún momento las distintas tradiciones han señalado que eran dos, cuatro, siete y hasta doce.

La primera vez que surge el nombre con que hoy conocemos como los Reyes Magos, es en la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia). El friso de la imagen está decorado con mosaicos de mediados del siglo VI que representan la procesión de las Vírgenes. Esta procesión está conducida por tres personajes vestidos a la moda persa, tocados con un gorro frigio y su actitud es la de ir a ofrecer lo que llevan en las manos a la Virgen que está sentada en un trono y tiene al Niño en su rodilla izquierda. Encima de sus cabezas se pueden leer tres nombres, de derecha a izquierda: Melchor, Gaspar, Baltasar...

Poco a poco la tradición ha ido añadiendo otros detalles a modo de simbología: se les ha hecho representantes de las tres razas conocidas en la antigüedad, representantes de las tres edades del hombre y representantes de los tres continentes (Asia, África y Europa).

 

Epifanía

La fiesta de la Epifanía es de origen Oriental y surgió en forma similar a la Navidad de Occidente.

Los paganos celebraban en Oriente, sobre todo en Egipto, la fiesta del solsticio invernal el 25 de diciembre y el 6 de enero el aumento de la luz. En este aumento de la luz los cristianos vieron un símbolo evangélico. Después de 13 días Desprez del 25 de diciembre, cuando el aumento de la luz era evidente, celebraban el nacimiento de Jesús, para presentarlo con mayor luz que el dios Sol. La palabra epifanía es de origen griego y quiere decir manifestación, revelación o aparición. Cuando la fiesta oriental llegó a Occidente, por celebrarse ya la fiesta de Navidad, se le dio un significado diferente del original: se solemnizó la revelación de Jesús al mundo pagano, significada en la adoración de los “magos de oriente” que menciona el Evangelio.

 

noticias
7414036.jpg
ECUADOR
El canciller ecuatoriano visitará la próxima semana Cuba y Colombia
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›