La masacre de Newtown pone en alerta a Hollywood
7916A.jpg

La industria cinematográfica de Hollywood decidió postergar los estrenos de filmes y series de TV, luego de la masacre en un colegio primario de Connecticut, en el que murieron 26 personas, entre ellos 20 alumnos de 6 a 7 años, la semana pasada.

Por ejemplo, el estreno del nuevo filme de Tom Cruise, “Jack Reacher”, previsto para el sábado 15 de diciembre, fue pospuesto sin nueva fecha por “su contenido violento”.

“Django Unchained”, de Quentin Tarantino, es otro de los filmes que suspendió su lanzamiento y la decisión fue dar unas proyecciones privadas solo para los actores y sus familias.

“Django Desencadenado”, es un violento spaghetti western sobre una historia de venganza.

En televisión, la cadena Fox consideró que los capítulos de las series animadas “Family Guy” y “American Dad” debían suspenderse para no generar molestias en el público.

Y las restricciones también llegaron a las radios, donde ya se ha censurado en algunas emisoras la canción de Kesha “Die Young” (Morir joven)

Según el diario The New York Times, el canal de cable USA también revisó contenidos apenas se supo de la masacre. Usando palabras clave como “tiroteo”, “escuela” y “niños”, los ejecutivos de la cadena examinaron con lupa los guiones de su programación e identificaron los episodios problemáticos de series como “Law & Order: Special Victims Units” y “NCIS”. Los capítulos fueron sacados de la programación y reemplazados por otros.

No es la primera vez que los estudios de cine y los canales de TV tienen que reaccionar rápidamente con compasión ante actos terroríficos de violencia. El 20 de julio pasado, cuando un hombre armado masacró a 12 personas en un cine de Denver, durante el estreno de Batman, The Dark Knight Rises, se inició -según cuenta The New York Times- un revuelo en el “show business”, en especial en Warner Brothers, dueña de la saga del hombre murciélago.

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /