Indemnizaciones a víctimas de crímenes en Arkansas
7919A.jpg

El Fiscal General de Arkansas, Dustin McDaniel, anunció que la Junta de Indemnización a Víctimas de Crímenes Violentos en Arkansas, otorgó $ 236,107.64 a las víctimas 123 casos nuevos, en noviembre.

Las víctimas de delitos violentos en Arkansas son elegibles para el Programa de Compensaciones para ayudar a pagar los gastos inesperados relacionados con el delito. Las víctimas de delitos pueden recibir hasta $ 10,000 para cubrir gastos tales como el tratamiento médico o consejería de salud mental. En algunos casos en que las víctimas reciben lesiones catastróficas, las indemnizaciones podrán ser de hasta $ 25.000.

El Programa fue creado por la Asamblea General de Arkansas en 1987. Una parte de los fondos para las compensaciones proviene de las multas impuestas a los condenados. Los costos procesales y los honorarios de abogados, también son una fuente importante de ingresos para el programa.

En 2011, la Junta de Indemnización a Víctimas de Crímenes Violentos, concedió 2.001 compensaciones por un total de $ 3,820,230.84.

La Oficina del Fiscal administra el Programa pero la Junta decide cuales reclamaciones aceptará y cuánto dinero será concedido.

Para obtener más información sobre el Programa de Indemnización a Víctimas de Crímenes Violentos en Arkansas, llame a la línea directa al (800) 448-3014, o visite el sitio web de la Oficina del Procurador General en: www.ArkansasAG.gov

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /