ABRE SUS PUERTAS EL PRIMER salón DE ESTILISTAS latinas EN ALEXANDER
Por Rafael Nuñez
7922A.jpg
Paola Kagebein haciendo un corte de pelo a Cristian Valenzuela

A partir de su llegada a Arkansas hace ocho años, el sueño de la estilista e instructora de cosmetología Paola Kagebein, era abrir su propio salón de belleza, un objetivo que por fin alcanzó este otoño del 2012 cuando por abrió sus puertas al público “Paola’s Beauty Salon” en la ciudad de Alexander.

Al respecto, Paola comentó: “Yo llegué a Arkansas a finales del 2004, y al hacer cuentas me doy cuenta que tardé ocho años en finalmente poder realizar mi sueño, que siempre fue abrir mi propio salón de belleza, para así poder brindar calidad óptima y atención esmerada a la gente latina”.

 

La Trayectoria y la Travesía

Paola Kagebein nació en El Salvador, pero a los 4 años su familia se mudó a Venezuela. “Así pues, me crié en la ciudad de Caracas. Allí fui a la escuela y después de graduarme, empecé a estudiar cosmetología hasta obtener mi certificado y posteriormente convertirme también en instructora cosmetóloga. Mis estudios de cosmetología incluyeron todo lo relacionado al estudio del cabello, como por ejemplo, la salud del pelo, los diversos cortes de pelo, etc., etc.” Durante sus años de formación académica y práctica de la cosmetología, Paola además estudió y practicó, hasta dominar por completo, diversos tipos de tratamientos faciales, así como también la depilación con cera y los masajes faciales y corporales.

Sobre su llegada a Arkansas, la estilista y cosmetóloga detalló: “Tengo un hermano que lleva muchísimos años viviendo en Texas, y yo desde la década de 1990 empecé a viajar a Estados Unidos desde Venezuela para venir a visitarlo. Por aquella misma época, también empecé a viajar a Miami, Florida, para comprar productos de cosmetología para mi negocio de peluquería en Caracas. Ese salón, que fue mi primer negocio propio, lo abrí en 1990, y lo sostuve hasta el 2004, cuando llegó una crisis económica a Venezuela. Fue entonces que decidí venirme a Estados Unidos para que mi hija, que en ese tiempo tenía 14 años de edad, tuviese un mejor nivel de vida, buscando un mejor futuro para ella y para mí. Así pues, salimos de Venezuela con rumbo a EE.UU. con visa de turista y llegamos a casa de un sobrino que vivía en Russellville. Fue mi sobrino quien me empezó a buscar clientes para que les cortara el cabello. Yo trabajaba a domicilio, o sea, iba hasta las casas de estos clientes y allí mismo les cortaba el pelo o les hacía el ‘permanente’. Dos o tres meses después de llegar, buscando un empleo más estable y un mejor sueldo, comencé a trabajar en una planta empacadora de carne de “Tyson Foods” en Russellville. Empecé en un puesto de la llamada ‘línea’, seleccionado piezas de pollo en la banda. Después, trabajé empacando pollo en cajas de cartón. Trabajé aproximadamente dos años en dicha planta, pero a la vez, siempre seguí trabajando, en mis ratos libres y días de descanso, cortando pelo por mi cuenta. Y también empecé a indagar qué se necesitaba para tomar los exámenes para obtener la licencia de cosmetología estadounidense”.

Una vez que obtuvo su licencia como ‘Certified Cosmetologist’ (Cosmetóloga Certificada), y expedida por el Departamento de Salud de Arkansas, Paola empezó a trabajar en el salón de estilistas “Delia’s Beauty Salon’, en Dardanelle. “Recuerdo el nombre de la dueña, una señora mexicana que se llama así, Delia, y que es una gran, gran persona. Ella siempre fue muy buena conmigo, y hasta la fecha le agradezco mucho todo lo que hizo por mí. Trabajé allí alrededor de tres años, y luego me mudé a Little Rock, debido a que mi hija iba a empezar a estudiar en UALR (Universidad de Arkansas en Little Rock).

Ya viviendo en Little Rock, Paola comenzó a trabajar en el salón “Nueva Imagen”, donde laboró por más de dos años, hasta que finalmente logró abrir su propio salón de belleza en Alexander durante las postrimerías del otoño del 2012.

 

Impresiones Personales de la Cosmetología y el Oficio de Estilista

“Una de las cosas que más me agrada de mi profesión es que le da a uno la oportunidad de conocer a mucha gente, todo tipo de gente, y con las más diversas personalidades”, indicó Paola.

“Y es que para ser buena estilista, uno tiene que ser parte psicóloga, parte consejera, parte amiga, y parte confidente. Y por supuesto, tiene uno que enseñarse a ser muy, pero muy buena escuchante. Y también tiene uno que saber guardar los secretos de cada cliente. O sea, hay que ser muy, muy discreta”, explicó

En cuanto al corte de pelo en sí, Paola detalló: “Bueno, para cortar bien el pelo, hay que tomar en cuenta el tipo de rostro de la persona en cuestión, su tipo de cabello, y la actividad que desempeña diariamente”.

Por otro lado, comentó que “el cabello extremadamente rizado, o bien, extremadamente lacio, son los tipos de pelo que más se dificultan o complican a la hora de cortar el cabello y/o tratar de realizar un estilo a un cliente con uno de esos dos extremos en cuanto a la textura del pelo”.

 

Los Retos Que Aún Están Por Venir

En lo que se refiere a qué es lo que sigue, Paola dijo que en realidad los retos en la vida nunca se acaban. “Sigo teniendo nuevos objetivos, otros desafíos y nuevas metas. Esas cosas nunca se acaban para mí. Entre varios otros objetivos por alcanzar, puedo mencionar que sin duda uno de los más inmediatos es obtener mi certificado GED (General Education Diploma, equivalente a un certificado de graduación de la llamada ‘high school’). En Venezuela, de joven, me gradué de la preparatoria, y allá también me gradué de cosmetóloga, y de instructora de cosmetología. Ahora mi meta es lograr todo eso aquí, y completamente en inglés”.

No cabe duda que, para una persona tan emprendedora como Paola, el fijarse metas –y alcanzarlas es una de las grandes claves que le han ayudado a alcanzar el éxito, y no únicamente en su trayectoria dentro del mundo de la cosmetología y la peluquería, sino en todos los terrenos de la vida.

noticias
6667279.jpg
R. DOMINICANA
Medina parte a Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›