Deportaron un récord de casi 410.000 indocumentados el 2012
7944A.jpg

Las autoridades de Estados Unidos deportaron en el último año la cifra récord de casi 410.000 inmigrantes indocumentados, de ellos un 55% con antecedentes penales, informó la agencia de Inmigración y Aduanas (ICE).

Las 409.849 deportaciones ocurrieron durante el año fiscal 2012 (octubre 2011-septiembre 2012). Un año antes, la ICE había deportado a 397.000 inmigrantes indocumentados, 210.000 de ellos acusados de algún crimen.

De los expulsados en el último año, 225.390 poseían antecedentes penales, casi el doble de los criminales deportados del país en el año fiscal 2008.

El gobierno de Barack Obama estableció a mediados de 2011 una nueva política de deportaciones para enfocarse en aquellas personas sin papeles que tengan antecedentes criminales y que supongan un peligro para la comunidad, mientras cierra casos de personas que no sean prioridad. El 96% de todas las deportaciones se enmarcaron dentro de esa nueva política, afirmó ICE.

Por otro lado, ICE anunció que las autoridades no renovarán un polémico programa migratorio, llamado 287(g), que permitía que los policías locales realizaran labores de inmigración, pero que, según varias organizaciones civiles, daba pie a arrestos basados en el color de piel de las personas.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /