Deportaron un récord de casi 410.000 indocumentados el 2012
7944A.jpg

Las autoridades de Estados Unidos deportaron en el último año la cifra récord de casi 410.000 inmigrantes indocumentados, de ellos un 55% con antecedentes penales, informó la agencia de Inmigración y Aduanas (ICE).

Las 409.849 deportaciones ocurrieron durante el año fiscal 2012 (octubre 2011-septiembre 2012). Un año antes, la ICE había deportado a 397.000 inmigrantes indocumentados, 210.000 de ellos acusados de algún crimen.

De los expulsados en el último año, 225.390 poseían antecedentes penales, casi el doble de los criminales deportados del país en el año fiscal 2008.

El gobierno de Barack Obama estableció a mediados de 2011 una nueva política de deportaciones para enfocarse en aquellas personas sin papeles que tengan antecedentes criminales y que supongan un peligro para la comunidad, mientras cierra casos de personas que no sean prioridad. El 96% de todas las deportaciones se enmarcaron dentro de esa nueva política, afirmó ICE.

Por otro lado, ICE anunció que las autoridades no renovarán un polémico programa migratorio, llamado 287(g), que permitía que los policías locales realizaran labores de inmigración, pero que, según varias organizaciones civiles, daba pie a arrestos basados en el color de piel de las personas.

 

Edición de esta semana
¡Bienvenidos a Arkansas Central!
Por Michel Leidermann
Estimados lectores: Esta edición especial anual de EL LATINO, la dedicamos especialmente a los recientemente llegados, pero también a todos los que ya están radicados en Arkansas. Esperamos que la información que presentamos, les sea de utilidad en su vida diaria y les proporcione ideas para pasar momentos amenos con su familia y amigos, les sirva de guía al movilizarse, les sea útil al buscar ayuda, y les motive a participar activamente en las actividades sociales, culturales y cívicas de Arkansas, ya sea dentro de la comunidad latina o de la comunidad en general. / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Aunque no voten, el destino de 11 millones de inmigrantes sin papeles, se presenta como uno de los factores decisivos en la carrera para determinar quién ocupará la presidencia de Estados Unidos a partir de enero de 2017. Y así lo ha entendido correctamente la precandidata demócrata Hillary Clinton al anunciar su intención de regularizar a estas personas. Asume de esta forma como propio, uno de los proyectos más emblemáticos de Obama, que chocó contra el muro republicano en el Congreso.   / ver más /