Boxeadores mexicanos enfrentarán peligrosos rivales el 2013
7964A.jpg

México perdió ocho monarcas mundiales en 2012, pero logró sumar a la lista a nueve campeones. La incógnita está en que varios de los nuevos monarcas tienen peleas de alto grado de peligrosidad para el año venidero o, en su caso, son púgiles que podrían perder el cinturón en cualquier momento debido a la poca experiencia en defender un título.

Juan Manuel Márquez es el peleador que más destaca en la lista de nuevos monarcas. El verdugo de Manny Pacquiao, cumplirá 40 años en agosto próximo y le quieren agendar una quinta pelea con el filipino o una contra un peleador más joven en la búsqueda de su quinta corona en distintos pesos.

Otro peleador que no la tendrá fácil, será el tapatío Abner Mares. El dos veces monarca mundial quiere un enfrentamiento con Nonito Donaire, nada más y nada menos que uno de los mejores libra por libra del mundo.

Aunque no es monarca nuevo, otro púgil que afronta un alta dosis de peligro es Saúl Canelo Álvarez, quien, ya sea en mayo o septiembre, se medirá con el #1 del mundo, Floyd Mayweather Jr.

Y regresando a la lista de monarca de estreno, púgiles como Daniel Ponce de León, Gamaliel Díaz, ambos monarcas Pluma y Superpluma respectivamente, tendrán que trabajar el doble pues quieren agendarles combates muy complicados.

Por lo pronto, los campeones de estreno han coincidido en que no quieren tener reinados efímeros.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /