Contrapuntos

Lo que dicen los lectores

 Nuestra sociedad es violenta

El problema real detrás de los asesinatos en masa, es la persona detrás del arma, no el arma misma. ¿Recuerdan a Timothy McVeigh? Fabricó una bomba y la detonó frente al edificio federal en la ciudad de Oklahoma el 19 de Abril de 1995 matando a 168 e hiriendo a más de 800. No necesitó un arma.

Ahora vivimos en una sociedad violenta, como resultado de los videojuegos, la música, las películas, las drogas, lo que sea.

Los que odian las armas y los políticos, dicen lo que el público quiere oír: “sólo se tiene que pasar una ley que prohíba la venta de armas de asalto y los cargadores de gran tamaño, y exigir más comprobaciones de antecedentes, y entonces los locos no podrán matar a nadie”.

Si eso fuero una solución viable, entonces habríamos ganado la guerra contra las drogas. En cambio, todavía están llegando por toneladas. La guerra contra las drogas ha fracasado.

La Prohibición del alcohol (1920 a1933) fracasó y sustentó el mercado negro.

Los ciudadanos respetuosos de la ley no se oponen a controles. Los criminales no necesitan leyes. Ellos simplemente las eluden.

 

Usando el sentido común

Antes de hablar sobre la última masacre en la Sandy Hook Elementary School en Connecticut, tenemos que mirar alrededor y hacer algo de matemáticas. En nuestro país, una persona se enloquece y mata a dos docenas de personas. En otras partes del mundo, segmentos enteros de la población causan estragos continuamente. Tienen diferentes nombres: milicias, señores de la guerra, incluso sus propios gobiernos- pero la conclusión es la misma. A menos que se cambie la naturaleza humana, no habrá muchos cambios.

Esto no significa que debamos ignorar el problema, sólo tenemos que utilizar el sentido común y el respeto de sí mismo, para tratar de resolverlo. Podríamos empezar con tres preguntas: ¿Por qué hay tiroteos más frecuentemente en las escuelas que en las comisarías? Si tuviera un hijo perturbado mentalmente ¿Guardaría armas en la casa y le enseñaría a dispararles? ¿Quién está más calificado para hacer frente a las amenazas en su vecindario, Usted o un político en Washington, DC?

 

Los objetos no tienen la culpa

El peor asesinato en masa en suelo americano se cometió el 11 de septiembre de 2001 (las torres gemelas de Nueva York, Virginia y Pennsylvania dejando unos 3 mil muertos), por 19 radicales religiosas armados no con armas de fuego, sino con cuchillas cortadoras de cajas. ¿No hubo un frenesí de comentarios para retirar del mercado estas cuchillas para evitar el riesgo de repetir esa tragedia horrible?

No hubo esa furia porque la gente sensata sabía que no fueron esos objetos los responsables, fue la mano de los idealistas radicales que los incluyeron en sus planes asesinos.

Si un individuo tiene rabia o perfidia en su corazón, encontrará la forma y oportunidad para cometer asesinatos. Caín mató a Abel y podemos estar seguros que no utilizó un arma.

Si se promulga más control de armas, entonces tenemos también que controlar la venta de todos los objetos contundentes: bates de beisbol, martillos, cuchillos, candelabros, cortadores de cajas, líquidos inflamables, automóviles, y la lista sigue…

No, lo que se debe controlar es lo que tenemos en nuestras casas y a quienes llevamos en nuestros corazones, sólo entonces la violencia estará bajo control.

 La violencia es miedo de las ideas de los demás y poca fe en las propias. Antonio Fraguas Forges (1942-?) Humorista español.

noticias
7444902.jpg
BRASIL
El Gobierno brasileño acusa a revista de "manipulación periodística"
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›