¡SI SE PUEDE! Jóvenes latinos “sueñan” con un mejor futuro en Arkansas
8018A.jpg
De Izq. a Der.) Segunda fila: Carlos Martínez (Guanajuato-Springdale), Andrea Gómez (Lima [Perú]- Little Rock), Humberto Márquez (Zacatecas-Waldron). Primera fila: Adriana Álvarez (Chicago-DeQueen-Little Rock) Lidia Mondragón (Estado de Guerrero-Waldron),

La Red de Televisión Educativa de Arkansas, AETN, continúa en Enero con sus programas en español esta vez entrevistando a jóvenes latinos que “sueñan” con lograr un mejor y más justo Arkansas y son Agentes de Cambio graduados por la Coalición de Comunidades Unidas de Arkansas y líderes para las futuras generaciones de jóvenes latinos en Arkansas.

El programa “EL LATINO” es transmitido para todo el estado de Arkansas el último jueves de cada mes por los canales KETS 2 Little Rock; KEMV 6 Mountain View; KETG 9 Arkadelphia; KAFT 13 Fayetteville; KETZ 12 El Dorado; y KTEJ 19 Jonesboro.

En esta mesa redonda participarán como invitados Carlos Martínez (Guanajuato-Springdale), Andrea Gómez (Lima [Perú]- Little Rock), Humberto Márquez (Zacatecas-Waldron), Adriana Álvarez (Chicago-DeQueen-Little Rock) Lidia Mondragón (Estado de Guerrero-Waldron), y Michel Rangel (Irapuato-Fort Smith).

El moderador del programa es como siempre Michel Leidermann, director del semanario en español EL LATINO y comentarista en la radio KABF 88.3 FM.

También puede ver retransmisiones del programa, todos los miércoles a las 7 PM por el canal 18 de COMCAST y escucharlo por la radio comunitaria KABF 88.3 FM el primer martes de cada mes a las 7 PM.

Además este programa y los anteriores de EL LATINO están on-line, y pueden verlos en el portal Internet: www.ellatinoarkansas.com, sección VIDEOS, y en www.aetn.org/programs/ellatino.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /