Tormenta de nieve costó $ 65 millones y clientes pagarían la factura
Por Michel Leidermann
8019A.jpg

Por Michel Leidermann

Entergy Arkansas, la mayor compañía de servicios públicos en el estado dijo que gastó hasta $65 millones reparando su red eléctrica después de la fuerte tormenta de nieve el día de Navidad y que pedirá permiso a los reguladores estatales para recuperar sus pérdidas.

Entergy dijo que presentará documentos en marzo ante la Comisión de Administración Pública para obtener la autorización y cobrar a sus clientes para recuperar el gasto.

La tormenta dejó sin electricidad a 194.000 de los 700.000 clientes de Entergy Arkansas. Miles de clientes de otros servicios públicos también se quedaron sin electricidad.

Entergy todavía está facturando a sus clientes por una tormenta en el 2009 que causó $129 millones en daños. Un cliente típico, usando 1.000 kilovatios-hora de electricidad en un mes, está pagando 92 centavos al mes durante 10 años por esa tormenta.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /