¿Adiós a las dolorosas inyecciones?
8040A.jpg

En la película Casino Royale de 2006 con James Bond, los técnicos al servicio de Su Majestad le inyectan un microchip subcutáneo de localización empleando una especie de pistola futurista.

Eso pareció inspirar a un equipo de ingenieros del MIT que presentó el prototipo de un dispositivo capaz de inyectar sustancias (fármacos) al cuerpo, a casi la velocidad del sonido, sin necesidad de usar agujas.

El aparato lo realiza gracias al uso de un pequeño y potente imán, rodeado de una bobina de conductor (solenoide) que a su vez se conecta al pistón de la ampolla que contiene el fármaco.

Lo mejor es que no duele.

El dispositivo tiene gran atracción para los diabéticos que deben pincharse muchas veces al día, o evitar la cantidad de accidentes que provocan las agujas en las clínicas, especialmente pinchazos por error que afectan al personal médico (según el MIT, sólo en los EEUU ocurren unos 385.000 de estos incidentes cada año).

Otra de las grandes ventajas es que el dispositivo, puede así mismo inyectar fármacos provistos en estado sólido, ya que esta tecnología es capaz de “licuar” los principios activos pulverizados gracias un dispositivo vibrador. En el Tercer Mundo, allá donde es imposible hacer llegar los fármacos refrigerados en estado líquido, esta tecnología podría suponer toda una revolución.

Además, se puede controlar perfectamente la profundidad y presión a la que se suministra el fármaco, de modo que las dosificaciones sean regulares (la misma cantidad, y en el mismo sitio de cada vez).

 

Edición de esta semana
NIÑO CON DISCAPACIDADES ESPECIALES ES SUPUESTAMENTE GOLPEADO POR ASISTENTE DE MAESTRO EN LA ESCUELA SECUNDARIA “CLOVERDALE” 
Por Michel Leidermann
Según lo denunció María Alba, la madre, a su hijo Juan Pablo Méndez Alba de 12 años de edad que asiste a la Cloverdale Middle School en Little Rock, fue agredido físicamente por un maestro del plantel y dice que el incidente fue grabado por dos cámaras de video.   / ver más /
Fotografías por Jimenez Imagery   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
El gobierno federal asiste, con vivienda y alimentos a varios de los 46,2 millones de pobres de EE.UU., pero la educación y la salud son cada vez más esquivas   / ver más /