Serie: Personajes Latinos de Arkansas Central
Por Rafael Nuñez
8056A.jpg

Por Rafael Núñez

Nelson Romero Rivera es un personaje muy conocido en el sector centro de Little Rock, ya que funge como uno de los conductores del sistema de tranvías eléctricos sobre rieles, que diariamente recorre las zonas centro de la capital estatal y su ciudad hermana, North Little Rock. Mucha gente que trabaja en el centro o que acude a la zona del River Market, de inmediato lo reconoce, ya que hoy por hoy Nelson es el único conductor de tranvías latino en el sistema de tranvías.

Nelson, de 50 años de edad, es un salvadoreño nacionalizado estadounidense, quien nacido en la ciudad de San Salvador. Empezó a laborar como conductor el 18 de octubre del 2004, justo el primer día que comenzaron a operar los tranvías. Así pues, lleva 8 años y 3 meses trabajando en ese medio de transporte.

Nelson es uno de los conductores iniciales en el sistema de tranvías, mismo que oficialmente se denomina “River Rail”. Antes de convertirse en conductor de tranvía, había laborado por espacio de 6 años (de 1996 al 2001) como chofer del sistema de autobuses urbanos “Central Arkansas Transit Authority” (C.A.T. A.), de 1996 al 2001. Cabe mencionar que CATA, una empresa propiedad del gobierno de la ciudad de Little Rock, tiene como una de sus divisiones el sistema de tranvías “River Rail”.

Los Tranvías “River Rail”

El sistema de tranvías es un servicio mayormente utilizado por los turistas que visitan la región central de Arkansas, para así poder pasearse y ver todos los atractivos que tienen que ofrecer los sectores centro, o ‘downtown’, de las dos ciudades hermanas. Y con el paso de los años, los propios tranvías, y la trayectoria o ruta de recorrido de los mismos, se han convertido, por sí solos, en una atracción turística aparte.

Nelson señaló al respecto: “el recorrido del sistema de tranvías “River Rail” tiene , en total, una extensión de 3 millas y media (3.5), y entre los puntos más importantes y atractivos por los cuales pasa –aparte de todos los sitios históricos– están: el Centro Presidencial y Biblioteca Clinton, los principales museos, y los hoteles más grandes y lujosos de ambas ciudades”.

Asimismo, ‘el señor latino del tranvía’ informó que actualmente se está contemplando la posibilidad de ampliar el recorrido mediante la instalación de nuevos tramos de vías ferroviarias, con el objetivo de que el sistema de tranvías también sirva como medio de transporte para la gente local.

Además de conducir el tranvía, los conductores de los mismos tienen que servir de ‘guía’ a los usuarios, y van narrando el paso del vehículo a su cargo por los distintos sitios y/o puntos de interés histórico o educacional.

 

La Trayectoria Personal

Nelson tenía 23 años cuando salió de El Salvador. Con referencia a esto, detalló: “Salí de El Salvador en el año 1985. Llegué primero a Pasadera, California, y allí sólo duré dos meses, ya que no pude encontrar trabajo. En aquel entonces yo tenía un hermano que residía en Little Rock desde 1980. Así pues, decidí viajar visitar a mi hermano, puesto que tenía cinco años sin verlo. Sin embargo, el plan era estar con mi hermano una o dos semanas, y después seguir mi camino hacia la costa oriente de Estados Unidos y en particular el estado de Nueva York, ya que me atraía mucho conocer esa gran ciudad de la que había oído tanto durante toda mi vida allá en mi tierra de El Salvador.

“Pero al llegar a Little Rock, rápidamente conseguí trabajo y casi, casi de inmediato me ambienté. Por otro lado, recuerdo que por aquel tiempo casi no había latinos. Yo vivía en la ciudad de North Little Rock. Mi primer empleo fue en una tintorería, donde duré trabajando aproximadamente un año. Después de eso, empecé a laborar como ‘techero’ en el ‘roofing’, y seguí trabajando en ese ramo de la construcción por espacio de siete años.

“Luego, en 1988, decidí comenzar a tomar clases de inglés y también cursos de dibujo técnico, o bien, dibujo de planos (‘drafting’ o ‘draughting’ en inglés) en el colegio Pulaski Technical College, que en aquel tiempo se llamaba Pulaski Vocational Technical School. Me gradué al siguiente año con un certificado en Dibujo Técnico. Sin embargo, después de graduarme, regresé a trabajar de ‘techero’. Luego, en 1994, comencé a tomar cursos para convertirme en camionero de carga pesada. La escuela para ‘traileros’ estaba en la ciudad de Alexandria, en el estado de Louisiana, y se llamaba “J.B. Hunt Trucking School”. El curso duraba dos meses, y después de eso, obtuve me licencia CDL (Licencia de Camionero de Carga Pesada) y trabajé, ya como troquero, con J.B. Hunt Trucking, por espacio de año y medio (1.5 años). Al terminar ese periodo, decidí buscar trabajo como ‘troquero’ o camionero en Nueva York, ya que trabajar y vivir en esa ciudad seguía siendo mi sueño. Duré dos semanas en Nueva York, pero no pude encontrar trabajo de ‘troquero’ allá. Así pues, me regresé a Little Rock, y de inmediato me di cuenta que C.A.T.A., (‘Central Arkansas Transit Authority’, la empresa de camiones urbanos que sirve a una región del condado de Pulaski) estaba contratando choferes. Sometí mi solicitud a finales de 1995 y fui contratado a principios de 1996. Yo pienso que mi experiencia como ‘troquero’ y el hecho de que ya contaba con una licencia CDL sirvieron de mucho para facilitar mi eventual contratación”.

 

Impresiones Personales

Nelson dijo que antes de llegar a Estados Unidos, él fungía como oficial (teniente) de las Fuerzas Armadas Salvadoreñas. “Pero cuando causé baja a los dos años de servicio, decidí salir de mi país en busca de nuevos horizontes. Al llegar a Arkansas, tuve que comprar un radio de onda corta para poder escuchar música y conversación en español por estaciones de radio ubicadas en México”.

Por otro lado, dijo que, de cierto modo, se considera una persona afortunada, “ya que yo al llegar a Arkansas rápidamente encontré trabajo y, gracias a Dios, es algo que nunca me ha faltado; pero eso sí, he tenido que ‘echarle muchas, pero muchas ganas’ para salir adelante. O sea, tuve que –y de hecho siempre he tenido que– esforzarme mucho para forjar un futuro mejor para mí y para mis seres queridos, es decir, para mi familia: mis hijos y mi esposa”.

En cuanto a sus más de ocho años laborando como conductor del tranvía, Nelson puntualizó: “La verdad es que mi trabajo yo lo disfruto muchísimo. Pero también debo señalar que uno, como latino, siempre y todos los días –y, al menos en mi caso, en todos y cada uno de los trabajos que he tenido desde que llegué– tiene uno que trabajar muy duro, y cada día redoblar esfuerzos, sólo para mantener el empleo. Como que a uno lo ‘calan’ más cuando llega uno a un trabajo. Pero ni modo, así está la cosa y, por lo tanto, tiene uno que responder de manera acorde: trabajando más duro que los demás. Demostrando, pues, que uno sí ‘da el ancho’, y que uno no, en cambio, es de los que se rinden fácilmente. De hecho, uno debe demostrar todo lo contrario: que uno jamás se va a rendir. Que uno siempre seguirá adelante, ‘echándole todas las ganas’ para salir avante de cualquier trance, por difícil que éste sea. Venga lo que venga, y contra cualquier marea, viento y corriente”.

 

noticias
6601127.jpg
EEUU
EE.UU. urge la formación de una alianza internacional para frenar al EI
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›