Senador Robert Menéndez niega relación con prostitutas
8061A.jpg

La oficina de Robert Menéndez negó que el senador demócrata por Nueva Jersey, se haya involucrado con prostitutas en la República Dominicana, pero reconoció que el legislador ha viajado tres veces en un avión de propiedad de Salomon Melgen, un médico de Florida originario de República Dominicana que es su amigo y donante para sus campañas políticas.

El FBI revisó la oficina de Melgen en West Palm Beach, Florida el martes 29 y el miércoles 30 pero se desconoce si el operativo estaba relacionado con Menéndez.

En el condado de Palm Beach el Servicio de Recaudación Interna reclama a Melgen, más de $11,1 millones en impuestos no pagados desde 2006 hasta 2009.

El diario The Daily Caller publicó poco antes de las elecciones de noviembre que Menéndez viajó en el avión privado de Melgen al balneario Casa de Campo en República Dominicana para sostener relaciones sexuales con prostitutas.

La oficina de Menéndez dijo que Melgen ha sido un amigo y simpatizante del senador durante muchos años, y que los tres viajes que Menéndez hizo fueron “pagados y reportados apropiadamente ($58.000)” pero no aclaró si Menéndez pagó los viajes de su bolsillo, con fondos del Senado o con recursos de su campaña.

 

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /