¡ARRANCA EL TORNEO DE LIGA DE LA MEXARK!
Por Rafael Nuñez
8066A.jpg

Por Rafael Núñez

Este fin de semana –sábado 9 y domingo 10 de febrero– arranca el primer torneo corto del año de la Liga MexArk. José Vicente Cano, presidente de la Liga informó que de acuerdo a las peticiones específicas de los equipos tanto de la primera como de la segunda división, se espera que los sábados los partidos se lleven a cabo de 6 p.m. a 10 p.m., con los primeros partidos empezando en los campos de fútbol soccer del parque Otter Creek a las 6 en punto, mientras que los segundos encuentros en cada campo comenzarán al filo de las 8 de la noche.

Por otro lado, los domingos los primeros partidos se jugarán de de 8 a.m. a 10 p.m.; los segundos, de 10 a.m. a 12 p.m.; y los últimos, de 12 del mediodía a 2 p.m.

Edición de esta semana
JOVEN CHIHUAHUENSE LUCHA CONTRA SU CANCER EN LITTLE ROCK
Por Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /
Michel Leidermann
comentario
par Michel Leidermann
Al encontrarnos en tierra desconocida, cierto sentimiento de orfandad se profundiza haciéndonos tal vez más irascibles y rebeldes ante el nuevo país que escogimos como destino. De ahí que, con relativa frecuencia, establezcamos interminables comparaciones en las que, por supuesto, nuestro propio país tiene todas las de ganar… Nuestros modos entonces, de pronto, se convierten en los mejores, apareciendo con ello las ganas de imponerlos, de, por ejemplo, acostumbrar a nuestros vecinos a nuestras costumbres, olvidando que al cambiar de territorio o de continente dos verbos debemos conjugar, aun en la aparente contradicción que ambos términos –puestos uno al lado del otro-  pueden prefigurar: aprender y desaprender.   / ver más /