Contrapuntos
Por Michel Leidermann

Esperemos que no quede sólo en palabras…

Tal vez la espera continuará para los latinos que por años han deseado una reforma migratoria integral en los Estados Unidos.

Con un Congreso y una Casa Blanca sumidos en una crisis presupuestaria que ha consumido la atención nacional en las últimas semanas, con una lucha por el control de armas de asalto que podría estancar los avances legislativos por meses, con guerras y conflictos sin terminar en el Medio Oriente, la propuesta inmigratoria que tanto han buscado los indocumentados podría quedarse de nuevo atorada en los escritorios de los congresistas en Washington.

El presidente Barack Obama, al ser electo presidente la primera vez, había prometido su esfuerzo para aprobar una reforma migratoria. Pero según él, el ambiente político hostil no lo permitió, a pesar de iniciar su mandato con un Congreso favorable y los latinos mostraron su inconformidad con el mandatario.

Al ser reelecto el 2012 y ayudado en gran parte por el voto latino en Estados donde la disputa electoral con Mitt Romney fue cerrada, no nada más Obama, pero también legisladores de ambos partidos, han formulado su interés en anteproyectos para una iniciativa de ley.

Los tiempos han cambiado, los republicanos, quienes apostaron a seguir con el “status quo” en las urnas sin darse cuenta que la nueva diversidad étnica en la población estadounidense ha transformado el electorado, ahora aceptan que los latinos representan una poderosa fuerza en las urnas y no quieren desperdiciarla a futuro.

A pesar del aparente interés de los republicanos en adelantar la reforma, ellos se mantienen firmes que primero hay que cerrar las puertas a nuevos indocumentados con fronteras absolutamente seguras (???). Y por otro lado, la Iglesia Católica dice que está a favor de una reforma inmigratoria, siempre y cuando no incluya a los homosexuales (???).

Pero con la realidad de tantos problemas que aparecen más urgentes a los estadounidenses en general que la legalización de sólo 11 millones de indocumentados, lo más realista seria buscar un consenso que permita la aprobación de esta legislación aunque no sea integral, pero al menos más humana y más progresista y una apertura a más reformas futuras.

Esperemos que las intenciones no queden sólo en palabras…

 

Hay que poner límites

Les pido que consideren que hubiera pasado si en los últimos tiroteos en masa, los asesinos no hubieran tenido cargadores (clips) de gran capacidad.

En el tiroteo en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, entre otras armas que el asesino usó, llevaba un rifle semiautomático Bushmaster .223 con cargadores de 30 balas. Fueron encontrados cientos de casquillos. Como ustedes saben, 26 personas fueron asesinadas, 20 de ellos fueron niños de 6 - y 7 años de edad. El médico forense encontró hasta 11 balas en cada uno de los cuerpos que examinó.

En los asesinatos en masa en el cine de Aurora, Colorado, se utilizó una variante civil del rifle M-16 de las Fuerzas Armadas, de nuevo con cargadores de gran capacidad. Un total de 71 personas fueron asesinadas en el ataque: 12 murieron y 59 resultaron heridas.

¿Qué hubiera pasado si estos asesinos no hubieran tenido cargadores de gran capacidad? Limitar el tamaño de los cargadores de balas al menos obligaría a un pistolero a hacer una pausa para recargar o cambiar de arma. El prohibir estos cargadores podría haber salvado vidas, reducido el número de personas heridas o dado a alguien la oportunidad de inmovilizar al pistolero como en Tucson, Arizona

 

noticias
8645381.jpg
VENEZUELA
Maduro denuncia una campaña mediática internacional sobre el colapso en Venezuela
arkansas ›
méxico ›
política ›
economía ›
policiales ›
Salud ›